Ayón, 'el Guerrero número 13' de Laso: ¡Bendito problema!

¡Y una mierda es un problema tener 13 fichas! Claro está, siempre que la décimo tercera sea la de un pívot que aporte tanto en ataque como en defensa. Que de sustento al equipo cuando llega la cuesta arriba. Siempre que sea, por ejemplo Gustavo Ayón. Una incorporación que viene a apuntalar el juego interior del Real Madrid que volvía a aparecer en inferioridad ante el Barcelona y los grandes de Euroliga

26 de septiembre de 2014

Ayón, 'el Guerrero número 13' de Laso: ¡Bendito problema!
Gustavo Ayón, el pívot mexicano de 2,08 ex NBA, ha llegado al Real Madrid para alimentar de ilusión las batallas por la Euroliga.//

Andaban los madridistas como tristes. Taciturnos y cariacontecidos porque se presentaba otra temporada de remar por fuera para morir por dentro. Otro año en el que el juego del equipo podría seguir enamorando pero en el que, otra vez -'ay, madre!- cuando llegaran los partidos definitivos, aquellos en los que se reparte repostería en la zona, el equipo podía volver a encallar. Podría ser víctima de la diarrea...

Fueron los partidos ásperos y a cara de perro que supusieron tirar por el desagüe un buen año de baloncesto. Y que marcaron la diferencia entre el juego de interior culé y blanco. Que despertaron al madridismo con la blandura de Nico Mirotic, siempre fuera de foco cuando llegaban mal dadas. O Slaughter tan voluntarista y fuerte en defensa, como improductivo en ataque. Así, Laso se encomendaba por momentos  a la fortaleza mental de Felipe Reyes, siempre listo para la batalla. Tan profesional como cargado de años.

      

Esos duelos hicieron mucha pupa la temporada pasada y en cambio hicieron crecer al Barcelona. Tanto que Nachbar parecía -remotamente- Tony Kukuc. Perdía Laso la batalla en los tableros y perdía el partido. Porque sin rebote ningún equipo es capaz de correr, y si el de Laso no corre, sufre. En estático las prestaciones de los blancos disminuían. Y lo mismo pasaría esta temporada aún descontando una presunta mejoría, un esperado paso adelante de Jaycee Carrol, posiblemente ante su última oportunidad.

Las pesadillas llevaban cuatro nombres asociados: Tomic-Pleiss-Lampe-Doellman. Contaban en los 'madriles' que con lo que había no sería suficiente. Pero llegó un regalo inesperado... Gustavo Ayón.
El mexicano ya está en Madrid. No es el Mesías, pero casi. El apodo ya, de entrada, 'acollona': 'Titán de Nayarit'. Y además todo el mundo se acuerda de los partidos que hizo el angelito en Fuenlabrada cuando no era nadie.

Se habla de tres temporadas a razón de 1,8 millones de euros anuales: Ya está presentado y todos tenemos que pensar que el club blanco ya ha abonado la cantidad que el jugador adeuda al FC Barcelona, unos 300.000 euros. 'Peccata minutta' en las 'frágiles' arcas madridistas, si tenemos en cuenta lo que ofrece el jugador a Pablo Laso: Intensidad al rebote y en defensa. Fortaleza, dureza y rapidez en la transición, algo que por momentos echó de menos con pívot blanco de mejor mano para el pase. Ioannis Boroussis. Todo ello unido al fichaje de otro fajador con calidad en ataque para mirar el aro como Andrés Nocioni, pese a llegar cargado de años y batallas.

     

¿Pero de qué era ese dinero? El Barça no sólo compró en noviembre de 2011 los derechos ACB al Fuenlabrada por 60.000 euros, también asumió uno de los dos pagos que el jugador debía hacer al club madrileño para comprar su libertad. Su cláusula de salida hacia la NBA era de casi 600.000 euros, de los que la mitad, se los adelantó el Barça al 'Fuenla'. Y es que Ayón no tenía cash en el banco en ese momento...

El mexicano ya ha sido presentado. Y es de suponer que la deuda de Ayón con el Barça ya está solventada. ¿El problema de las trece fichas? Probablemente Ayón no será solista en la orquesta de Laso pero llega a aportar en ataque en la pintura sin dejar de hacer lo propio en defensa. No es Ante Tomic, pero puede suponer algo parecido. Así es que el problema quedará en 'bendito problema'. El técnico tendrá longitud de banco para dosificar a sus hombres...