Razones para no atizar a Orenga o buscando al autor intelectual de la Selección

Defiendo a Juan Antonio Orenga y a Ricky Rubio. Y creo que en Granada se ha hecho un baloncesto increíble. Todo responde a un plan. Y el ensayo fue el Europeo del año pasado como me confesó el propio seleccionador un día. Nuestro baloncesto es de autor pero conviene entender quién firma el juego de España. Y, por supuesto, después todo es opinable...

8 de septiembre de 2014

Razones para no atizar a Orenga o buscando al autor intelectual de la Selección
Habría que analizar quién o quiénes son los autores intelectuales de este 'crimen' maravilloso que se llama España./EP

En la primera fase hubo minutos de relajación, de huida. Fragmentos de los partidos en los que se produjeron despistes. Y conviene saber cuándo se produjeron y quién estaba en pista. El estilo de España y el nivel físico que exige son difíciles de mantener durante los 40 minutos. Además, hay jugadores importantes en su club, como Felipe Reyes o Sergio Rodríguez, a quienes les está costando un mundo interiorizar la última versión de España diseñada por el seleccionador. Pero todo esto que escribo depende de gustos e inclinaciones personales. 

Habrá a quien (solo) le haya ilusionado España. Y habrá a quien le hipnotice nuestro juego. Estarán en el último caso quienes, dando por sentado el fallo, los errores, disfrutan con un baloncesto muy dinámico sin balón en el ataque. Cuando hacemos una defensa extenuante a la línea de pase y basada en las ayudas de los pequeños hacia dentro y hacia fuera. Quienes creen que hay que seguir intentando llegar a más del 30% de posesiones con ataques rápidos tras rebote o robo. O en sentido negativo, aquellos que creen absurdo apostar -si el partido no te obliga- por un baloncesto de bote en el que el base 'amasa' el balón y la jugada -es decir como hasta hace 15 años-. Si estás en este caso, la 'rara' España sin aleros altos te 'mola'. Aunque en la rotación haya minutos para tres bases en cancha, sobre todo cuando Ricky no está. 

Además, puede que te guste la sencillez, ese supuesto minimalismo por el que parece que 'menos-es-más' porque el talento del equipo se desborda. En el que se apuesta por ganar espacios para los pívots con bloqueos ciegos entre ellos, con 'pick and rolls' de los bajitos porque tenemos hombres interiores que son los mejores del mundo pasando el balón. Todo eso a mí me gusta. Yo me lo creo. Por eso confío en Orenga. 

                

Se critica mucho el hecho de que el de Masnou -con 23 años ha superado las 100 internacionalidades, el más joven de la historia en hacerlo en nuestro país- sea el base titular de España. Se 'atiza' a Orenga por esconder demasiado en la rotación al 'Chacho', Reyes y Claver. Por jugar con tres bases, o con Rudy y Llull defendiendo a los treses del rival. O por no aportar más balones a los interiores cuando vienen más dadas... Para todo esto puede que haya razones. 

Razones que dictan que Sergio Rodríguez es un base director acostumbrado en el Madrid a que los altos del equipo son jugadores más o menos 'gregarios'-con todo el respeto-. Pero con España, los interiores mandan. Bueno, ellos y Navarro. Son los jefes. Y no hay cuatro bases, sino cinco. Y es que Marc Gasol es el segundo jugador español que mejor pasa, tras Ricky Rubio. Motivos que obligan a entender que el 'Chacho', aun mejorando este aspecto en los últimos años, es mucho peor defensor y menos intenso en la línea de pase que Ricky y Llull. Porque el de los T-Wolves es líder en robos del campeonato, a pesar de los yanquis.

Y con Ricky en pista el equipo anota más puntos y recibe menos que cuando están al mando Sergio Rodríguez. Ricky registra un +/- 27.7 solo por detrás de los 29 que acredita Marc Gasol.

¿Que Ricky no tira? Es verdad. Por ese lado no se tensiona la defensa rival. Y es verdad que puede ser un lastre. Hay que elegir teniendo en cuenta sus virtudes y defectos. Pensando que al inicio del partido Rudy y Rubio marcarán diferencias en defensa. Y que serán los interiores quienes deben marcar diferencias en ataque ayudados al perímetro por Navarro. Balones a ellos. Por eso es vital acertar con el momento en que se tienen que sentar Navarro y el de Minnesota para dejar sitio a Llull y Calderón. Y también es vital que 'Calde' recupere su tiro. Ese ingrediente fundamental del engranaje. 

Con todo lo expuesto, y después de ganar a Senegal por 89-56 con dificultades físicas ante 'treses' grandes para guardar nuestros rebotes, el torneo dispone que nos veremos el miércoles con Francia. ¡Más madera! Y tras ellos Brasil o Grecia. El lado del cuadro más difícil con diferencia. Algo que repartirá más méritos entre todos. También a Juan Antonio Orenga.

Este es un equipo de autor. Lo que pasa es que el inventor no está en el banco, sino que es colectivo y corre en el parqué. Orenga lo entiende así y cree en su papel. Él facilita las herramientas para que los inventores se expresen. Y no es fácil. De hecho es lo más difícil. Y verás cuando haya que analizar razones para que no esté Nico Mirotic...