Yo, como Orenga, prefiero a Ibaka con España en el Mundial

No tengo compromiso con nadie y solo me debo a la empresa que me paga por mi trabajo. Soy tan libre como vosotros para jugar a ser seleccionador. Y lo voy a hacer en espera de más 'chicha' en los playoffs de la Liga Endesa, porque a pesar de que fui agorero con el Barcelona, culés y madridistas ya están en 'semis'. Pero al lío, pensando en el Mundial de España, yo me llevaría a Ibaka y dejaría fuera a Mirotic

2 de junio de 2014

Yo, como Orenga, prefiero a Ibaka con España en el Mundial
Serge Ibaka hace más falta a España en el Mundial que Niko Mirotic. Yo apuesto por el de Oklahoma./Archivo

Antes, debo reconocer que Orenga me parece un buen técnico. Por descontado sabe más de baloncesto que yo y que vosotros, durmiendo. Dicho esto, yo tengo mi selección como tú tendrás la tuya. Los bases deben ser Sergio Rodríguez, Ricky Rubio, José Manuel Calderón y.... Sergio Llull. Llevaría cuatro bases porque en el fondo llevo dos bases y dos escoltas, ¡hala, a reclamar al maestro armero! Sigo. Os doy más motivos para mandarme a la mierda.

La selección que llevó Juan Antonio al Europeo de Eslovenia jugó a eso, a cambiar el polo de atracción del juego desde la pintura hacia los bajitos, por mucho que con Marc se tenga también un 'base' en pista por su capacidad de encontrar el pase bueno y la opción clara de tiro. También por su habilidad para aclarar el juego de ataque del equipo con un tiro de cinco metros. Aquello -me lo dijo tal cual el propio seleccionador- fue un experimento para la eventualidad de que en el Mundial de España no estuviera Pau Gasol, que estará. Pero fue una prueba que gustó a muchos. 

                

Además, el gran Juan Carlos Navarro no está para mucho 'rock and roll'. Hay que reconocerlo. Llull me ha parecido siempre mucho más dos que base y Calderón ha cambiado su forma de jugar en Dallas. Mira más el aro y dirige menos al lado de Monta Ellis. El equipo necesita sus tiros y él lo ha sabido explotar para acoplarse perfectamente a ese nuevo rol. Y España puede aprovecharse del trabajo de Rick Carlisle. Este entrenador ha convertido al extremeño en un bombardero de primera y una de las jugadas predilectas del equipo es jugar uno para uno de Ellis o Nowitzki para sacar el balón a la línea de tres en la que espera con la pistola cargada el español.

Luego volveremos a Calderón. Ahora termino de dibujar mis preferencias. Llevaría al anunciado Navarro, a Rudy Fernández y a Claver, sí a Claver. Siempre aporta mucho en defensa y en el rebote. Si nos encontramos con el Claver decidido a dejar su sello en ataque, si es el jugador fogoso que solo enseña de vez en cuando, el equipo subirá enteros. No sería la única sorpresa. Yo haría todo lo posible por convencer a Álex Mumbrú

La razón es sencilla. El catalán ha sido el mejor alero alto de la liga, estadísticamente mejor que Tariq Kirksay y Andrés Nocioni, y solo por detrás de Andy Panko. Se observará que todos ellos son jugadores veteranos. Y forman un trío de jugadores excepcionales, por supuesto. Alex Mumbrú jugaría el torneo con 35 años. ¿Y qué? Si él se siente capaz, si físicamente llega en buenas condiciones, jugar el torneo le puede ayudar a llegar mejor al comienzo de la Liga Endesa. No sería el único en volver. Felipe Reyes también debería estar. El capitán del Real Madrid ha completado un buen año. Y nos ha enseñado cosas que nunca hizo, como por ejemplo tirar de tres con un acierto mayúsculo. Su aportación defensiva y reboteadora sería muy importante. Junto a él, los dos hermanos Gasol y, por supuesto, el gran Serge Ibaka. Cuatro hombres para la mejor línea interior del Mundial. Sin duda. 

¿Con quién formaría de inicio? Con 'Chacho', Calderón, Rudy, Ibaka y Marc Gasol. Así de claro. ¿Os imagináis? Y en espera de decidir, desde el banco, Pau Gasol, Navarro, Felipe, Ricky, Claver, Mumbrú y Llull... ¡Madre mía, qué locura!

                

Volvamos al base extremeño. Empecé por él porque al baloncesto triunfan los listos y él lo es. Esta semana nos regaló algunas claves previas del torneo que se avecina. La primera ya la hemos comentado: "Mi juego ha cambiado", dejó dicho. Y nosotros nos alegramos porque tenemos dos grandes bases directores en Rodríguez y en Ricky. "Había más jugadores que repartían juego y he podido centrarme en muchos momentos en anotar. Eso nos ha hecho ser un equipo más impredecible. En unos partidos era un jugador, en otros otro. La verdad que ha sido un sistema en el que me he sentido cómodo". Eso mismo puso en marcha el pasado verano Juan Antonio Orenga. Y tengo para mí que funcionó en algunos partidos. Debería ser ingrediente fundamental de nuestro equipo nacional.

El segundo aspecto también es clave: ambición de ganar. A este equipo le sigue sin valer la plata. Mucho más jugando en casa: "El objetivo tiene que ser el oro y todo el mundo tiene que luchar para llegar a lo máximo. La competición pone a cada uno en su sitio y ves si hay alguien que juega mejor que tú. Los 24 equipos están pensando en ganar. Nosotros estamos en el grupo de favoritos y ojalá tengamos la suerte de llegar al día 14 con posibilidades de ganar el oro. Lo que hace especial a este Mundial es estar en casa y eso me hace tener más ganas por este torneo. En el 2007 en el Europeo se notó, pero el Mundial es un paso más", concluyó 'Calde'.

El tercer factor es más sentimental. Es la despedida a la mejor generación de jugadores de baloncesto de la historia. Una despedida en casa, además. Por eso deben estar algunos ausentes de anteriores citas junto a Llull, Ibaka, Rudy o Marc que seguirán ganando para España. "El Mundial es especial lo es porque llevamos muchos años juntos haciendo grupo y sacando adelante las cosas, pero lejos de casa y creemos que va a ser bonito para todos sentir el aliento de los aficionados. Puede ser bueno para España en este sentido", comentó el base.

Es cierto que el equipo que llevaríamos sería muy maduro. No tiene por qué ser malo si llegan en buen estado físico al torneo. Lo es también que algunos se borraron en el pasado y será difícil o imposible que vuelvan, como Mumbrú. Y es verdad que jugadores con muchos minutos en sus clubes como Sergio Llull, deben aceptar un rol distinto en esta selección. 

                 

Pero... Ahí tocamos a otro asunto capital. La ausencia de Mirotic. Es un jugador excepcional que debe seguir mejorando en defensa y corrigiendo las lagunas mentales que le hacen evadirse de los partidos más duros y complicados, como pasara en la Final Four de la Euroliga de Milán, donde todo el mundo esperaba más de él. Además, creo que a España le hace más falta Ibaka, con un Pau que llega físicamente 'raro' y que debería limitar su tiempo de juego a 22-25 minutos por partido

Jugadores como Rafa Martínez, San Emeterio, Xavi Rey, Pablo Aguilar o el mismísimo Nico Mirotic son, en algunos casos, el futuro del equipo. Han ayudado en el pasado y volverían a hacerlo perfectamente. Pero en mi opinión no deberían estar en la despedida a toda una generación. 

Y ahora, venga.... ¡A ponerme verde!