El Norte celebra el 25 aniversario de su debut discográfico

Se cumplen en estos días veinticinco años de la publicación del primer disco del grupo cántabro El Norte, que con el título de 'La Cabaña de la Colina', irrumpió en el mercado discográfico en aquel lejano 1989.

8 de mayo de 2014

El Norte celebra el 25 aniversario de su debut discográfico
El Norte.

Este trio encabezado por Carmelo López pudo disfrutar de la última oleada vital del pop español, antes de la gran depresión musical en que derivaron los años 90. Con Ignacio al bajo, Alberto a la guitarra y Carmelo poniendo voz, guitarras y teclados, llegaron de la mano de productor y periodista musical Julián Ruíz, cuyo sello brilla con luz propia en innumerables producciones de aquella época.

Curiosamente, su discográfica de entonces apostó por ellos como un trío de guapos con canciones melódicas y bien arregladas que haría las delicias de las fans adolescentes. No cabe duda de que CBS acertó de lleno, porque el grupo no sólo se abrió camino, sino que alcanzó lo más alto de las listas de éxitos compartiendo pódium aquel año con canciones escritas con letras de oro en las historia del pop español, como 'Mil calles llevan hacia ti' de La Guardia, 'Cadillac solitario' de Loquillo o 'Mujer contra mujer' de Mecano.

Sin embargo, detrás de El Norte había mucho más. Había una terna de músicos que habían crecido escuchando y tocando el rock sinfónico de los Pink Floyd de los años setenta o las largas epopeyas musicales del rock progresivo 'made in Cantabria' de 'Bloque'.

En manos de una gran multinacional, el grupo tuvo que claudicar y meterse en el bolsillo sus gustos y preferencias musicales y adaptarse a las necesidades del guión impuestas por la visión comercial de su productor, quién efectivamente, con tan sólo un disco en el mercado, les puso en el circuito de los grandes grupos de finales de los ochenta.

El gran espaldarazo llegó además -no deja de ser una curiosidad- como consecuencia de la musicalización de un spot para televisión. Se trataba de aquella famosa campaña de joyas cuyo slogan decía 'un diamante es para siempre'.

Julián Ruíz había llegado al grupo a través de las maquetas que le entregaban en Radio Nacional de España, y le gustó la voz de Carmelo. Pidió al grupo una canción para esa campaña de TV y de ahí surgió el clásico del grupo 'Entre tú y yo'.

En aquellos años todavía era posible ver conciertos con carteles increíbles como aquel de la gira de debut de El Norte, donde acompañaban a Loquillo como segundos de cartel, justo inmediatamente después de la actuación de unos debutantes Héroes del Silencio que acababan de poner en circulación 'El mar no cesa'.

Con la perspectiva que brinda el tiempo, Carmelo piensa que todo pasó demasiado rápido. El éxito del primer disco y las buenas ventas derivaron en larga giras que empalmaron con la entrada en el estudio para la grabación de su segundo largo, de nuevo conciertos y un tercer disco.

En poco más de tres años, la maquina había exprimido todo el jugo al grupo que daba así por finalizada su primera encarnación (hubo posteriores reuniones menos exitosas).

Veinticinco años después, 'La Cabaña de la Colina' es un disco al que merece la pena quitar el polvo y poner de nuevo en el plato. No está tan quemado como otros trabajados coetáneos que bares de copas para cuarentones y frecuencias moduladas para oyentes poco exigentes han convertido en canciones aborrecibles.

Cierto es que la producción pertenece a otra época, pero es que estamos hablando de un disco hecho en los mejores años del pop español. Cuando todavía se hacían buenas producciones. Cuando grupos como Radio Futura, Gabinete Caligari, Loquillo, Mecano... dejaron su huella imborrable en la historia de nuestra música.

Temas como 'Adiós para siempre', 'No hay sirenas', 'La cabaña de la Colina' o 'Algo de Felicidad' son buenos ejemplos de la calidad compositiva e interpretativa de Carmelo, quien por cierto ha ofrecido recientemente algunos conciertos para conmemorar este 25 aniversario de su álbum de debut y experimentar cómo se sentía de nuevo frente a su público.

Esta vuelta a los escenarios ha animado a Carmelo a componer y tiene preparados doce temas nuevos que grabará durante los próximos meses y que verán la luz, previsiblemente a la vuelta del verano, justo a tiempo para presentarlo el próximo otoño en la Sala Galileo de Madrid. ¡Estamos impacientes!