¿Quién le puede negar Europa al mejor Valencia Basket de la historia?

Los cotos privados, las zonas reservadas, sin razón, a unos cuantos elegidos pueden matar cualquier competición deportiva. Y lo que estaba pasando con el Valencia Basket y la Euroliga resultaba ya sangrante. El de hoy ya es el mejor Valencia de la historia. Tras años de apostar económica y deportivamente por el baloncesto en la ciudad del Turia, contando con una afición fiel y entregada y un mecenas convencido de su misión, el club taronja ha logrado convencerse de que la ciudad debe ser plaza grande en Europa en esto del baloncesto... Ya no han podido negárselo más

5 de mayo de 2014

¿Quién le puede negar Europa al mejor Valencia Basket de la historia?
La afición volcada con el Valencia Basket.

No es muy meritorio, pero en el mes de octubre unos pocos preguntábamos por qué razón el Valencia Basket no podía ser el tercer mejor equipo de baloncesto en España. Por qué motivo no le dejaban hincar el diente a la Euroliga. La mayoría apostaban por el Baskonia e incluso adjudicaba esa plaza a Unicaja. Nosotros sí levantábamos su bandera. ¿Por qué? Por motivos deportivos. Pero nos quedamos cortos. Los valencianos han firmado la mejor campaña de su historia y están a un paso de conseguir la Eurocup frente al Unics Kazan ruso, que no es ninguna gilipollez. 

Yo creo que no es la mejor plantilla que han visto en la Fonteta. Pero sí que es el mejor equipo que han formado tras darle toda la confianza a Velimir Perasovic.

                               

En mi pueblo dicen que con buena... bueno, más o menos 'con dinero es más fácil'. Y es verdad. Valencia Basket tiene la suerte de que uno de los millonarios por excelencia de nuestro país, un empresario de éxito como Juan Roig, sea un loco del basket y de que su apuesta por este deporte y por este club sea decidida. Es verdad. Pero conocemos casos, y muchos, de equipos que cada año dilapidan una fortuna y los títulos y éxitos no terminan de llegar a sus vitrinas

No soy palmero del tal Roig. Ni siquiera soy seguidor de su particular visión del mundo de la empresa por mucho que día sí, día también pelotas y encarnizados enemigos se reparten su nombre. No creo que la vía Mercadona sea la única. No. Tampoco que sea la peor. Ni mucho menos. Me parece que el personaje es un tío convencido -y pagado- de sí mismo. Y tal vez demasiado, porque el dinero, hoy en día, parece el único motivo que otorga razones para pontificar. Pero sí que creo en el eslogan que ha 'colado' en la camiseta de su equipo: 'Cultura del esfuerzo'. Sin ese elemento que suena anticuado casi nada es posible.

Esas bases se aplican desde hace años al Valencia Basket: Trabajo incansable ante adversidades como la de no poder jugar en la Euroliga debido al negocio de las licencias A que anteponen lo económico al nivel competitivo de los equipos, esfuerzo contra los grandes presupuestos de Real Madrid y Barcelona para pelearles la Liga y la Copa, eficacia frente a adversidades como esas lesiones que ahora asolaron a la plantilla antes de Navidad. Pese a todos esos argumentos en contra, el equipo acabará segundo en fase regular de la Liga Endesa y con unos números históricos. Además, los dicho está a las puertas de título continental y ya tiene billete para Euroliga. Nos falta algún ingrediente. Buen 'scouting' de cantera y un entrenador, Velimir Perasovic, que crece y se agiganta junto a sus jugadores y el club que le paga.

                             

Para el club valenciano esta es su vigésima quinta temporada en la máxima competición del baloncesto español. Desde 1988 sólo ha dejado de participar en una ocasión en la Liga. Fue en la campaña 1995-96 en la que jugó en la Liga EBA tras haber descendido en la temporada anterior. En el verano de 1996 compró la plaza del Natwest Zaragoza y regresó a la máxima categoría en la que ha permanecido hasta ahora. Y el conjunto taronja ya se ha unido al selecto club de las 500 victorias.

No es casualidad. Si hay algo que destaca en el equipo de Perasovic es su dominio abrumador gracias al enorme rendimiento que deja en ambas canastas. En ataque y en defensa. Por un lado, un gran trabajo ofensivo que le permite ganar con solvencia, ya que vence a sus rivales con una media de 24,8 puntos de ventaja. Nunca antes el conjunto valenciano había llegado a esta jornada con tantos puntos a favor (632) y promediando 90,2 por partido.

En este apartado destaca la aportación de tres hombres: clave la del ala-pivot norteamericano Justin Doellman, que ha sido incluido dos veces en el mejor quinteto de la Liga y fue el mejor jugador en la quinta jornada. Mientras que Van Rossom y Sato son los otros dos jugadores que tiran del carro y también fueron elegidos en otros quintetos semanales de la liga. Ellos tres aunados al rendimiento de Lishchuk, Lucic y Dubljevic que han hecho 20 o más de valoración en varios partidos han sido básicos para solventar el enorme hándicap de las continuas bajas.

Además, a esta aportación ofensiva hay que sumar también el gran trabajo defensivo, que ha convertido al equipo en el mejor defensor de la Liga y es que tan sólo le anotan 69 puntos por partido de media. Es el mejor Valencia Basket defensivo de la historia del club ya que nunca antes hasta la jornada siete había recibido tan pocos puntos, 484 en total

Pero lo dicho, el principal culpable ha sido el exigente entrenador. Su mano se ha notado y si ya la pasada campaña enderezó la trayectoria del equipo, esta temporada con más tiempo se ha mejorado en todos los aspectos. El técnico croata ha manejado su banquillo de forma magistral ante la crisis de las lesiones: ha tenido un reparto minucioso tanto de minutos como de los roles dentro del equipo, también ha sabido acertar en los cambios de posición de sus hombres e inculcar lo que quería de su plantilla en entrenamientos en los que se le caían semanalmente uno o dos jugadores.

                                

Y llegan los premios: La Euroliga quiere ofrecer por fin una licencia durante 2 años a Valencia Basket. Llega con retraso y con condiciones. Pero ha llegado. El conjunto valenciano recibirá una licencia para los 2 próximos años por méritos deportivos. Porque éstos se acumulaban. Ya nadie en el organismo rector del basket podía seguir ignorando las críticas y protestas de Jordi Bertomeu, máximo mandatario de la Euroliga. La única condición que pone el organismo es que el club convierta o consiga un pabellón de más de 12.000 espectadores.

Las cosas no pasan por casualidad. Lo de la gran plantilla que ha sabido moldear 'Peras' está bien Es verdad que los valencianos no tienen la cantera del Joventut, Barcelona, Estudiantes o, incluso, CAI Zaragoza, pero ya ha dado muestras de querer cambiar esa inercia.  Tiene a sus equipos de cantera entre los mejores en categoría juvenil y junior. Además, el trabajo con el conjunto de EBA resulta impagable como demuestran los jugadores que ya salen de ahí. ¿La mejor muestra? Pablo Pérez, el base conquense en el que están depositadas las esperanzas de los rectores de la cantera valenciana. Es el jugador con más proyección y por eso le han renovado tres años más. El chaval es uno de los jugadores más destacados de la generación del 97, ejemplifica el trabajo que se hace allí y ya ha debutado con el primer equipo en la actual temporada, con el que ha disputado un total de cinco encuentros. Fichado en 2011 de Estudiantes junto a su hermano, Alberto, con un cambio de residencia y sin necesidad de pagar ningún traspaso su presencia allí demuestra como se hacen las cosas.

Lo de fichar bien y tirar de chequera puede funcionar por un tiempo. Pero la cantera... Esa es la base.