Messina y Obradovic... No estarán nunca listos listos para el 'Pressing Catch' de la NBA

Un alto porcentaje de jugadores de la NBA proceden de fuera de EE.UU. En algunas plantillas ese porcentaje sobrepasa el 30%, siendo la gran mayoría de ellos europeos o africanos. Hace tres lustros que se vencieron viejas resistencias y los jugadores foráneos hace mucho que pueden competir de igual a igual con los yanquis. Una vez que saltó por los aires la abrumadora supremacía física, el talento ni se compra ni se vende, como el amor verdadero... Siendo así, aún hay un tabú que nadie ha derribado: ¿Cuántas franquicias han tenido un entrenador jefe europeo? Es fácil, ninguna

28 de abril de 2014

Messina y Obradovic... No estarán nunca listos listos para el 'Pressing Catch' de la NBA
Zeljko Obradovic, por palmarés, es el mejor entrenador fuera de la NBA. Ocho euroligas ganó el serbio con cuatro clubes distintos./Archivo

Estoy convencido que talento puro en esto del baloncesto y sus jugadores lo hay tanto o más en Europa, Argentina o Brasil que en EE.UU. Y se nota en la cantidad de jugadores que importan los yanquis cada año. A través de las universidades o directamente. ¿Por qué no hay una traslación en los banquillos? Eso, queridos, es harina de otro costal.

Hemos de considerar que Mike D'Antoni, que se ganó las habichuelas en Italia y que llegó a ser internacional con los transalpinos, es realmente un norteamericano europeizado, pero lo cierto es que ningún técnico ha ocupado un papel prominente en ningún banquillo, siendo Ettore Messina el que más cerca estuvo nunca, que para eso fue entrenador asistente de Mike Brown en Los Angeles Lakers. ¿Por qué razón es así? Tras aquella aventura de Ettore 'cartón-piedra', algunos pensaban que los entrenadores europeos de prestigio estaba cerca de un banquillo NBA. Mucho más, cuando descubrimos que había un serbio, Igor Kokoskov, que ahora está en Cleveland como entrenador asistente, que podría adelantarse a los dos de los que se viene hablando, el propio Messina y Zeljko Obradovic. Y es que Kokoskov lleva a 14 años consecutivos labrándose una carrera en la NBA, desde sus primeros tiempos en los Clippers. ¿Es este entrenador europeo o americano? A mí juicio está claro. Nunca entrenó en Europa... Al margen de ser asistente en la selección yugoslava junior. Enseguida emigró a Missouri para ser el primer entrenador jefe europeo en la NCAA.

               

"Hay muchos entrenadores europeos que podrían entrenar en la NBA, como Messina, Scariolo, Obradovic o Ivkovic. Nadie ha dicho que yo sea el mejor, pero sí es cierto que fui el primero en llegar a la NBA". Así explicó su opinión al respecto el propio técnico serbio. Y tiene razón: él fue el primero y si fuera por orden de llegada, él tendría que tener el honor de dar el salto al empleo de entrenador jefe. Tiene 42 años y solo jugó al basket hasta los 19 años porque un accidente de tráfico truncó su carrera. A partir de ahí buscó su hueco en EE.UU. y llegó a ser entrenador jefe de la Universidad de Missouri. ¿Cuál es su ventaja? Conoce la NBA a la perfección. Por eso se define como "un entrenador europeo con experiencia en NBA. Nunca seré simplemente europeo o americano. Intento coger lo mejor de ambas culturas y encontrar el punto intermedio. He aprendido mucho de entrenadores como Pesic o Maljkovic, pero también de Larry Brown, Flip Saunders o Alvin Gentry. Creo que la NBA puede aprender mucho de Europa, pero también al revés", sentencia.

Hay un paso intermedio. El que dio Darko Rajakovic, primer entrenador jefe europeo en un banquillo de la D-League, la liga de desarrollo norteamericana. Dirige los destinos de Tulsa 66ers desde hace tres temporadas y siempre ha mantenido que "Obradovic está más que preparado para entrenar en la NBA". Que lo diga él es importante. Hay que recordar que su paso a EE.UU. tuvo un intermedio en España para entrenar en Liga EBA al Torrelodones... ¡Eso sí que fue un salto y una explosión profesional! Hoy en día, Scott Brooks le sigue guardando un sitio en su banquillo en cada partido que Oklahoma juega en casa. Por algo será.

El propio Rajakovic decía hace poco en 'Gigantes' que "hay grandes entrenadores europeos que podrían trabajar en la NBA como entrenadores jefe. El juego en Europa ha evolucionado muchísimo en los últimos 10 ó 15 años y es cuestión de tiempo que un entrenador europeo emprenda su camino en la NBA. Lo que es importante para los entrenadores es que entiendan que la regular season de la NBA dura 82 partidos y que la paciencia es un aspecto a considerar. Además, es muy importante conocer el tipo de relaciones que el entrenador construye con los jugadores. Estoy seguro que todas esas diferencias no serán difíciles de ajustar para un entrenador europeo de primer nivel".

               

Personalmente creo que este joven entrenador pone el dedo en la llaga. Una temporada muy larga y la relación de entrenador jefe con los jugadores en general, y con las estrellas en particular. Los dos principales candidatos a tener el honor de ser el primer entrenador jefe europeo en la NBA, Messina y Obradovic, tienen características comunes: Son serios, basan sus éxitos en los bloques duros, físicos y defensivos y, por último, durante sus respectivas carreras han demostrado que no se casan con nadie... por muy estrella que se sea. Ya se ha dicho que uno de los dos irá este verano a los States. Que se lo piensen bien. Fracasarían.

En mi opinión, la NBA no es... digamos, su mundo ideal. Ni mucho menos. Para empezar son el típico 'entrenador-cabronazo-que-se-caga-en-tus-muertos' cuando te tiras una bola que no toca. 'Orcos' a los que yo no veo aceptar 20-30 derrotas en una temporada regular de 82 -sí es que acaban en equipos más o menos ganadores-. Les falta paciencia en la derrota. Tampoco les veo yo regalando minutos y minutos de baloncesto sin defender hasta que llega el último cuarto. Ni mucho menos. Ni respetando el 'status quo del dólar': aguantando y otorgando los minutos de juego que prescribe para cada jugador su salario y su contrato.

No estoy diciendo que no tengan talento. Seguramente -más Zeljko que Ettore- podrían dar más de un clinic de entrenador a los yanquis. Su problema no sería el baloncesto NBA, sino lo que gravita alrededor de un mundo que les es ajeno.
Pero vamos, lo digo yo, que muchas veces pienso en el Pressing Catch cuando estoy viendo el tercer cuarto de casi todos los partidos NBA, menos los de Greg Popovich...