Domantas Sabonis se va a la NCAA de EEUU con sus razones... Aunque nos joda

Los estadounidenses son tipos prácticos. Un pueblo orgulloso de su escasísimo pasado, su presente dominante y su futuro esperanzador. Siempre se les criticó, como se criticó en su día a los españoles, a los romanos o a los persas... Viene esto a que, de nuevo, se les pone a caldo porque se llevan a su país a Domantas Sabonis, uno de los jugadores en edad junior más prometedores de Europa, y que ya había dejado buena muestra de su calidad en Unicaja. Se ha armado el follón... Pero díganme, ¿alguien esperaba que no ocurriera? 

21 de abril de 2014

Domantas Sabonis se va a la NCAA de EEUU con sus razones... Aunque nos joda
Domantas Sabonis deja Unicaja con 17 años y va a terminar de formarse a la Universidad de Gonzaga, en EE.UU./Archivo

Hay sobradas razones para que esta decisión se produjera. Aunque nos joda y nos retrate. ¿Cuándo aprenderemos? Los yanquis son tipos que esperan siempre los mejor de sí mismos, confiados de sus posibilidades... Y son muchos, y muy especializados. Un tipo de Milwaukee que aprieta tuercas del motor de la Harley Davidson solo hace eso, pero claro no hay otro en el mundo, o casi, que lo haga como él. Esa especial idiosincrasia está vigente en su sistema escolar. Sí, por supuesto que es muy caro, alguna pega debía tener. Pero al caso: Desde la high school, cada alumno inicia un viaje curricular a la medida de sus posibilidades. Hasta tal punto, que si uno está capacitado especialmente para los deportes, practica todos ellos, pero enseguida le obligan a elegir aquel para el más dotado está. Y comienza su especialización. Y después la universidad.

Y estaba claro que Domantas Sabonis iba a dedicarse al baloncesto. ¿A qué si no? En nuestro país, enrolado en el Unicaja de Málaga, ha dado buena muestra de sus enormes cualidades y de su potencial. Y esta semana ha decidido que se va... a especializar. Abandona España para enrolarse a la Universidad de Gonzaga, con los jesuitas del estado de Washington. Para muchos aficionados al baloncesto una huida. Para mí, un paso lógico por dos razones:

             

La primera es que en su país hay una verdadera tradición de formarse en las universidades estadounidenses. Los más grandes jugadores lituanos en época moderna. desde Karnisovas y Timinskas -que fueron los pioneros- emigraron a hacerse hombres a EEUU. Al menos, tras la caída del muro de Berlín. Papá Sabonis no pudo hacerlo, pero seguro que lo hubiera deseado. De esa manera a buen seguro que se hubiera ahorrado un buen montón de lesiones en la rodilla. Pero ese es otro cuento y luego volveremos a hablar de Arvydas

La segunda, y ahora enlazo con las características de la educación norteamericana y su comparación con la nuestra, es que en los 'States' es mucho más fácil hacer deporte de élite, a pesar de su enorme exigencia, y conciliar esa práctica con el periodo formativo personal y profesional de la universidad. Es cierto que los grandes clubes españoles a sus promesas les facilitan mucho la vida. Incluso les hacen un seguimiento lectivo con monitores y tutores a su disposición, como por ejemplo Estudiantes desde hace años. Pero pensemos en EEUU. En tres manzanas, el estudiante vive, entrena y va a clase. Y, además, tiene a tiro de paseo sus entretenimientos básicos. Y todo ello unido a la enorme calidad de la formación en muchas de esas universidades, como Stanford, UCLA o el MIT. ¿Se puede comparar con España?

Muchos dirán que en las universidades yanquis a los jóvenes deportistas con talento les regalan sus títulos. Bueno, en algunas... Seamos serios. Otra cosa es que, además de la gratuidad de la matrícula, reciban un apoyo especial, pero el esfuerzo del estudio lo tienen que hacer como todo el mundo. Mucho mejor nos iría con una reforma en profundidad del deporte base y su unión con el proceso educativo de los jóvenes. ¿Estamos a tiempo? Puede, lo que no sé es si hay ganas. 

Pero al lío. ¿Tenemos derecho a poner a parir a Domantas y a su familia? Tuvo que ser Arvydas Sabonis el que aclarase un poco las cosas sobre el futuro de su hijo. En una rueda de prensa en la que presentó junto al seleccionador lituano, Jonas Kazlauskas, los partidos de preparación para el Mundial, el mítico jugador reconoció que su hijo quiere jugar en la Liga universitaria de Estados Unidos: "Él quiere ir a EEUU. Se ha escrito algo sobre la Universidad de Gonzaga, y es correcto", afirmó Sabonis. "Allí hay un orden para conciliar los estudios y el baloncesto, mientras que aquí se arriesga a pasar muchos minutos en el banquillo. En los equipos de la Euroliga no se presta tanta atención a la formación de los jóvenes jugadores y a veces es necesario buscar un entrenador para trabajar más. Allí, todo sucede de forma natural", dijo. Y parece bastante evidente.

               

Otra cosa es que a los seguidores de Unicaja todo estos les joda. ¿Cómo no? La voz más sensata al respecto y desde Málaga ha sido la de Joan Plaza, el que ha sido su técnico: "El club le presentó en qué parámetros se movería en caso de seguir aquí, él ha reflexionado y nos ha respondido".

Para Plaza, "el chico ha sido honesto. Lo único que le pedí es que fuese una decisión suya. No hay que olvidar que tiene 17 años y está influenciado por sus padres, amigos, hermanos y compañeros. Creo que es una decisión valiente y más teniendo en cuenta los precedentes que hay en España de jugadores que lo intentaron y no funcionaron. No me siento traicionado. Solo espero que le sirva, que allí donde esté la inversión que hemos hecho en él, la asuma y la valore. Me habría gustado seguir trabajando con él, estaba en una línea ascendente y con más peso en el equipo. Jugar once minutos de media en la Euroliga con 17 años no está al alcance de cualquiera".

Sin embargo, esta decisión podría solo ser un hasta luego. Según La Opinión de Málaga, el Unicaja conservará los derechos del pívot en la Liga Endesa hasta que cumpla los 23 años.

La reglamentación recoge que cualquier club que forme en su cantera a un jugador que milite en la entidad hasta segundo año de junior, con o sin contrato, tendrá sus derechos deportivos en la Liga ACB hasta que cumpla los 23 años de edad.
Si Domantas Sabonis decidiera volver a Europa antes y se decantara por España, tendría que ir al Unicaja o darle al club una compensación económica para jugar en otro equipo. Es decir, esa inversión de la que hablaba Plaza no es del todo baldía. Y la decisión del chaval... ¿Tú qué harías?