Celtics, Lakers, Knicks... ¡Esos mediocres!

¡Espeluznante! Solo hay que hacer una fácil analogía para saber el significado histórico del dato. Solo tienes que imaginar unos playoffs de la Liga Endesa sin Real Madrid, Barcelona y, digamos... Unicaja Málaga. ¿Es posible? Pues eso... En la NBA este 2014 es el primer año en la historia en que ni mis amados Celtics, mis odiados Lakers y los anodinos Knicks no se clasifican, ninguno de los tres, para los playoffs por el título. ¡La primera! Y tiene miga. Puede que las nuevas franquicias como Oklahoma City Thunder, sin historia, ni mercado lleven ahora el peso de la liga

14 de abril de 2014

Celtics, Lakers, Knicks... ¡Esos mediocres!
Las relaciones entre Mike D'Antoni y Pau Gasol en el vestuario de los Lakers han sido, por momentos, peor que tirantes./Archivo

Ha acabado la liga regular con Pau Gasol con un pie y medio fuera de Los Angeles que ha perpetrado su peor año de la historia. Con los caballeros verdes de Boston dudando hasta del bueno de Rajon Rondo y, con los Knicks, en fin, los Knicks llevan los últimos años pensando solo en batir a sus vecinos, en esa competición absurda por saber quién la tiene más larga, si James Dolan o Míjail Projorov. Y al final, sin importar si es más larga la cuenta corriente del ruso, los de Brooklyn ocupan la quinta posición de su conferencia mojando la oreja a sus no tan míticos vecinos...

El caso es que entre las tres franquicias suman un total de 35 títulos de la NBA. Los Lakers atesoran 16, los Celtics 17 y los Knicks 2, pero esta vez ninguno de ellos podrá luchar por engordar su estantería de trofeos, ni colgar ningún nuevo banner del techo de su pabellón. Los de púrpura y oro marchan actualmente en penúltimos de la Conferencia Oeste con un récord de 25-54, mientras que los Celtics figuran en el 12º puesto de la Conferencia Este (25-55) y los de la Gran Manzana novenos (34-45), estando los tres matemáticamente fuera de los playoffs.

                 

La ausencia de estas tres franquicias no será lo único raro que veremos esta temporada en los playoffs. Volveremos a ver a dos de los mejores jugadores de los últimos años liderando a sus equipos: LeBron James y Kevin Durant. Hasta ahí, todo normal. Pero por otro, será el primer año de los últimos diez en que falta Pau Gasol, y Steve Nash tampoco estará por tercera vez consecutiva, después de acumular diez presencias hasta 2010. Y, vamos, lo más doloroso para mí, es el segundo año consecutivo en que los verdes no se meten en las rondas finales por el anillo.

¿Cuándo fue la última vez en que Celtics y Lakers se pusieron de acuerdo para hacer el ridículo y no luchar por el título? Fue 20 años atrás. ¿Y qué pasó entonces? Aquello fue la consecuencia lógica de la retirada de dos monstruos, dos jugadores históricos como Larry Bird y Magic Johnson, que dejaron a ambas franquicias en una reconstrucción que en el caso de los Lakers no duró nada, pero que -por desgracia- duró mucho para los Celtics. Es curioso, pero aquel año, mientras los dos grandes hacían aguas con sus capitanes de barco en retirada, un gigante jamaicano enamorado de Nueva York llamado Patrick Ewing perdía las finales con Houston Rockets, que tenía en Olajuwon a su mejor hombre. De alguna manera cuando alguno no andaba fino los otros dos equipos de esta terna vivían años de esplendor. Siempre había alguno en lo más alto. Era una constante de los últimos 30 o 35 años.

                 

Sigamos caminando por la historia: Los Angeles Lakers han quedado fuera de playoffs en cinco ocasiones desde que están en Los Angeles: 1974-1975, 1975-1976, 1993-1994, 2004-2005 y 2013-2014. En los setenta por el efecto de la salida de Wilt Chamberlain, en los noventa por la de Magic y en 2005 por el adiós de Shaquille O'Neal. Y este año... bueno, todos sabemos lo que ha pasado este año: Plaga de lesiones, huida hacia adelante de Kobe, depresión de Pau y Mike D'Antoni...

Los gloriosos Celtics no han llegado a los playoffs en 15 temporadas: 49-50, 77-78, 78-79, 93-94, 95-96, 96-97, 97-98, 98-99, 99-00, 00-01, 05-06, 06-07 y 13-14. Todos esos años ha habido coincidencias con la salida de jugadores clave. En los 70 sufriendo el adiós de una leyenda como Bill Russell y en los noventa, comenzaron una gran reconstrucción tras la retirada de Bird. De hecho hay que recordar que no fue hasta la llegada de su heredero -aunque de lejos- Paul Pierce, en el año 2001, cuando volvieron a rendir justo tributo a su gloriosa historia.

Los de New York Knicks es mucho más difícil de analizar. La franquicia que más fácil debería tener hacer un equipo campeón un año tras otro por el enorme mercado que tiene a su disposición, casi nunca ha tenido rectores domo Dios manda. Casi nunca... y ahora tampoco. El caso es que en 26 ocasiones no ha jugado playoffs. Es casi más fácil analizar qué temporadas, qué épocas fueron las buenas: Indiscutiblemente las de Walt Frazier fueron excepcionales en los 70. Su década dorada y cuando consiguieron sus dos anillos. Y posteriormente, desde mediados de los 80 con la explosión de Pat Ewing , tuvieron su mejor racha en la NBA: 14 temporadas seguidas entrando en la lucha por el anillo. Podrían decirme que con Carmelo Anthony han vivido alguna buena temporada. Sí, pero no han llegado nunca a las finales, ni a las cotas de excelencia vividas con los otros dos monstruos históricos de la Gran Manzana. 

¿Y cómo encaran la próxima temporada estos tres equipos? Pues con muchas, muchísimas dudas. En primer lugar, mis Celtics deben recuperar al mejor Rajon Rondo, ése que consigue cada noche 22 puntos, 9 rebotes y 10 asistencias. A su lado, el base tendrá un equipo, muy joven y prometedor. Le acompañaran los Jeff Green, Jared Sullinger y una elección de draft que será de gran nivel. El que mejor le vendría sería Wiggins, un alero de 2,03 que será estrella. Además tendría dinero para pagar uno de los mejores agentes libres del año, una cuestión importantísima. No paga contratos desmesurados. Tiempo al tiempo. Es decir, de los tres quizá sea quien mejor lo tiene para volver rápido a la élite.

               

Los Angeles Lakers, por su parte, tienen comprometidos 35 millones de dólares para seguir afrontando los contratos de Kobe Bryant, el triste de Steve Nash, un dato demoledor porque puede ser, digo puede ser, que Kobe no vuelva nunca... a su nivel de siempre. Además, el contrato de Robert Sacre y una opción sobre el de Kendall Marshall. Además tienen una patata caliente con el tema de nuestro Pau Gasol. ¿Qué hacer con él? ¿Ficharán a Carmelo como agente libre? ¿Qué 'top five' del draft deberán firmar? ¿Despedirán a Mike D'Antoni? De ese absoluto caos que tienen encima los angelinos es difícil que acierten en todo. 

Y para hablar de los Knicks, por último, hay que tener en cuenta que este desastre de equipo es la segunda plantilla más cara de la NBA esta temporada con 88 millones de dólares. Y en buena lógica, casi todo lo que se haga dependerá de la decisión que tome Carmelo Anthony. Pero los salarios del equipo el próximo año aumentarán a 91 millones si 'Melo' se queda, así que no hay mucho margen de maniobra. Salvo que Dolan y compañía consigan vender por ahí los contratos de Amare StoudamareBargnani -12 millones-, parece poco probable que haya grandes movimientos. Sin rondas de draft que utilizar, en Nueva York tiemblan.

Los verdes estarán en los playoffs el año que viene. Los otros dos... ¡a mí me dan igual!