Ser responsable con la luz ya no es suficiente

España tiene uno de los recibos de luz más caros de Europa y, aun encontrándonos en una realidad de crisis económica que lleva ya varios años, el recibo ha subido desde el año 2006 un 80%, situándonos hoy en día en record histórico.

11 de abril de 2014

Ser responsable con la luz ya no es suficiente
Recibo de la luz.

A finales del año pasado, se vivieron varios episodios importantes en el mercado energético como fue la suspensión, por parte del gobierno, de la subasta en la que se fija la factura eléctrica y en la que intervienen bancos de inversión que especulan con los precios. Después de mucho discutir sobre una inminente reforma de la regulación energética, el gobierno establece una subida del 2,3% para el primer trimestre del año (muy por debajo del 12% que se barajaba días antes) interviniendo de esta forma en el libre mercado y, lo más importante, perdiendo una gran oportunidad para hacer una buena regulación energética que no permita este tipo de especulación y un mercado energético que roza el oligopolio.

Pero, ¿qué ha supuesto esta película navideña para el consumidor? 

Después de tantas discusiones, la fórmula para calcular la factura de la luz es tan complicada que los distintos portavoces políticos no pueden dar una cifra exacta de lo que se ha visto incrementada la factura en el último año.

Si miramos con más detalle el recibo de la luz, lo que consumimos no llega al 40% de lo que pagamos en la factura y la parte fija contratada se ha visto incrementada el doble en tan sólo 6 meses. Lo que supone que esta fórmula indescifrable fomenta el derroche de energía ya que se concentra en la parte fija y no en la variable.

¿Pero cómo podemos saber si estamos pagando más de la cuenta?¿Qué pasos debemos seguir?

1- La potencia que se contrata la decide el consumidor y no la compañía. Es importante conocer con exactitud cuál es la que necesitamos porque eso supondrá un gran ahorro. Para ello, te recomendamos que dediques un día a estudiar los electrodomésticos de tu casa, y calcular según los que tengas cual es la potencia a contratar. Un consejo, si nunca te han saltado los plomos, seguramente estés pagando más de lo que necesitas y este ejercicio te será de gran utilidad.

2- Una vez tengamos la lista de los electrodomésticos, debemos mirar los Kw de cada uno de los electrodomésticos de mayor potencia que puedan ser utilizados al mismo tiempo, y después dar un margen de 1Kw para el resto y la iluminación.

3- Una vez realizada esta suma, debemos seleccionar el tramo superior que más se aproxime. Si tenemos contratada una potencia superior en nuestro actual contrato, significa que estamos derrochando 35,6 euros anuales por Kw de más que tengas. 

4- Para bajar la potencia contratada, basta con realizar una llamada a la comercializadora y solicitar la bajada que se desee. En 5 días, la bajada debe ser tramitada por la comercializadora. Para ello, un técnico irá a su domicilio para cambiar el ICP (Interruptor de Control de Potencia) y conlleva un coste de 10,94€.

5- Si en 5 días no se ha tramitado la solicitud, la compañía deberá compensar al cliente con 30€. Lo que hay que tener en cuenta es la permanencia del nuevo contrato, para más información puedes leer nuestro artículo: Los nuevos contratos de la luz tendrán penalización por permanencia.