Alex, todo ha cambiado mucho

Tras superar la crisis del petróleo de los años 70 que afectó de forma sustancial a la industria del disco, los 80 se presentaron con toda la pomposidad.

10 de abril de 2014

Alex, todo ha cambiado mucho
Los Nikis.

Claro que todo ha cambiado mucho. El mundo de la música ha visto durante los últimos años, como la potente industria que fue, poco a poco se ha ido viniendo abajo, decreciendo sus ventas, siendo objetivo número uno de la piratería...pero sobre todo, acusando una importante escasez de talento, que habitualmente es subsanada con lanzamientos de productos de gran consumo fabricados en laboratorios.

Ese problema no existía en los años 80. Tras superar la crisis del petróleo de los años 70 que afectó de forma sustancial a la industria del disco, los 80 se presentaron con toda la pomposidad, los excesos, pero sobre todo con una cantera de talento en el ámbito musical, que no se ha vuelto a repetir hasta la fecha.

En España la cosa no fue para menos, y la explosión musical de finales de los 70 abanderada por los grupos nueva oleros que habían desplazado de un plumazo a la generación anterior (hippies, progres, virtuosos, etc..), se consolidó con la llegada de la nueva década, y la irrupción de bandas de todo tipo.

Muchos de esos grupos aspiraban a fama, sexo, drogas y dinero. Vivir en definitiva como héroes de la música. Otros, sin embargo, nacieron simplemente por el mero hecho de utilizar la música como vehículo de diversión y de aprendizaje vital hacia la madurez.

Este fue sin duda, el caso de Los Nikis, versión gamberro-cañí de los neoyorkinos Ramones, que hoy en día, casi 25 años después de su disolución, siguen siendo reivindicados como la banda más efectiva del punk rock español.

Los Ramones de Algete, que es como eran popularmente conocidos, llegaron con la década. Eran unos críos. Charlando hace pocos días con Emilio Sancho -cantante de la formación, me comentaba "es que veo a mi hijo, que tiene 13 años, y a esa edad ya estábamos nosotros ahí, ensayando en un garaje, utilizando botes de detergente Colón como batería, viajando a Londres para imprimir copias del primer single de vinilo que pagamos y que nunca llegó...".

De hecho, tuvieron que volver a conseguir pasta para intentar, una vez más, plasmar su música en los surcos de un disco. Finalmente lo consiguieron. Los Nikis grabaron su primer EP, La amenaza Amarilla en el pequeño sello Tic Tac de Pamplona que publicó algunos de los primeros singles independientes de los años 80 como los de Clavel y Jazmín -con Paco Clavel-, El "Autosuficiencia" de Parálisis Permanante -compartido con Gabinete Caligari- o el sutil "Necrosis en la Polla" de Explendor Geométrico.


Este primer trabajo de Los Nikis, al igual que el segundo -el EP Sangre en el Museo de Cera- jamás se pudo comprar en las tiendas. El primero de ellos, únicamente se pudo adquirir en un concierto que el grupo dio en el Colegio Mayor Chaminade de Madrid, mientras que el segundo hubo que pedirlo por carta a la banda.

Pocos meses después, ambos EPs tuvieron que reeditarse - con diferente portada- por la independiente Lollipop, comenzando en ese momento, el camino ascendente de Los Nikis.

La formación original de Los Nikis, que con los años sólo cambiará en la batería, estuvo integrada por Rafa Cabello a la batería-posteriormente cogería las baquetas Johnny Canut-, Joaquín Rodríguez al bajo, Arturo Pérez a las guitarras y Emilio Sancho como cantante.

En su afán por la diversión ponen en marcha paralelamente, un proyecto junto con Alaska y Ana Curra con el nombre de Negros S.A, que da como resultado un maxi single de dos canciones, "Sabana, Sabana y El Dr. Livingstone, Supongo" (Lollipop, 1983).

Ya en 1985 Los Nikis cambian de discográfica y publican con DRO el maxi "Olaf el Vikingo" , uno de esos retratos desternillantes marca de la casa -como lo fueron "Ernesto", "Enrique el Ultrasur", "Aurelio el Misionero", etc) y que supone el paso previo a su gran puesta de largo con el magnífico "Marines a Pleno Sol".

Marines fue disco de Oro en el año 86, es decir vendió 50.000 copias y a ello ayudó sin duda alguna, la canción que daba título al álbum. Fue el mayor hit de la carrera de Los Nikis, sonando a rabiar en Los 40 principales y llevando el grupo a grabar un vídeo clip, vestidos todos al estilo de la época de Felipe II.

El tema es, más de dos décadas después, uno de los himnos perennes de la Edad de Oro del Pop Español, aunque Marines tenía otros temas excelentes como "Diez años en Sing-Sing", una fantástica versión de "La Puerta Verde" -originalmente Green Door de Jim Lowe- o ese tema inspirado en el universo de Kubrick que es "La naranja no es mecánica".

Tres años después, y tras publicar un mini lp titulado "Submarines a Pleno Sol", Los Nikis graban el que sería su último trabajo "La Hormigonera Asesina". El grupo se había hecho mayor. Lo habían pasado a lo grande, forjándose una

gran reputación gracias a sus potentes actuaciones en directo, pero para ellos, la fiesta había terminado.

De buen rollo deciden seguir cada uno con sus vidas, dedicándose a sus respectivas profesiones. Desde entonces y hasta ahora, muy de ciento en viento, se producen puntuales reuniones de la banda para volver a tocar algunos temas juntos. La última se produjo en la presentación del disco "Manuel de Montaña Rusa" del grupo Airbag, deudor del sonido Nikis, y para el que los de Algete compusieron un tema. De esto hace ya un par de años...

¿Contraatacará de nuevo el Imperio?