Tony Luz, las huellas de un pionero del rock español

Tony Luz merece un lugar destacado en la historia de nuestro rock. Héroe de la guitarra desde principios de los años 60, ha sido uno de los grandes diseñadores de portadas de discos de nuestro país y productor de emblemáticos discos de Loquillo o Los Rebeldes. Todo empezó en los albores de la década prodigiosa, cuando entró a formar parte de Los Pekenikes.

28 de marzo de 2014

Tony Luz,  las huellas de un pionero del rock español
Los Pekenikes

Cada vez resulta más difícil dar veracidad a eso de que "el tiempo pone a cada uno en su sitio", Al menos, dentro de nuestro panorama musical, el tiempo no hace sino relegar al olvido a grandes artistas que entregaron su talento y por extensión sus vidas, a intentar propagar la fe en el rock and roll en un país aconfesional.

Uno de esos pocos elegidos para predicar en el desierto desde principios de los años 60 ha sido Tony Luz, héroe español de la guitarra, cuya precoz habilidad con las seis cuerdas le hizo pasar con éxito la prueba, gracias a la cual, se incorporó a uno de los grupos pioneros del rock español: Los Pekenikes.

Hablar de Los Pekenikes es retroceder en el tiempo hasta finales de los años 50, a las aulas del instituto Ramírez de Maeztu. Los hermanos Lucas y Alfonso Sainz, guitarra y saxofón respectivamente, junto con Ignacio Martín Sequeros, bajo y armónica, José Nieto, a la batería, y Edilberto "Eddy" Guzmán como cantante, constituyen el núcleo fundacional del conjunto. Un grupo por el que, con en el transcurrir de los años, pasarán o colaborarán, algunos de los artistas más importantes de España: Antonio Morales -Junior-, Juan Pardo, Pepe Barranco, Salvador Dominguez, o el propio Tony Luz entre otros.

Con Tony Luz a la guitarra rítmica, Los Pekenikes dejan registrados sus primeros ep´s y graban los discos comprendidos entre los años 1966 -con el inaugural "Los Pekenikes"- y 1971 -con el álbum "Sus seguros servidores que estrechan su mano"-.

El álbum de debut cosechó un gran éxito que se extendió incluso al extranjero, siendo número uno en diversas listas de éxitos europeas. Está considerado uno de los grandes discos de la historia del rock en España, con gran mérito, ya que, ante la falta de un cantante -Eddy dejó el grupo para volver a Filipinas, su país de origen- el grupo decidió orientarse como una formación instrumental. El disco tiene temas imprescindibles, como "Lady Pepa" o la mítica "Hilo de seda", todo un himno del grupo.

Tony Luz y sus compañeros de andanzas en aquellos días, protagonizaron algunos de los grandes momento de la historia del rock and roll en España. Fueron uno de los grupos fundacionales de las famosas matinales del Circo Price, algo que Tony recuerda con cariño y emotividad, pero reconoce que aquello sonaba a rayos. Entre los modestos equipos con los que contaban los grupos en aquella época y los chillidos de las fans españolas, que comenzaban a emular a las teenagers británicas que se volvían locas cuando veían a aquellos cuatro chavalitos con flequillo de Liverpool, el sonido del directo de los conciertos del Price dejaba mucho que desear.

De los Beatles, precisamente fueron teloneros Los Pekenikes en aquella histórica actuación en la plaza de toros de Las Ventas en Madrid, el 2 de julio de 1965. El espectáculo, presentado por Torrebruno, se dividió en dos partes: en la primera actuaban los teloneros, y Los Pekenikes fueron el plato fuerte, ocupando la parte central de la actuación. La segunda era en exclusiva para los Fab Four. 

Al respecto del concierto con los Beatles, Tony recuerda que no hubo posibilidad de conocer personalmente a John, Paul George y Ringo. Porque estuvieron rodeados constantemente por las fuerzas de seguridad. Los de Liverpool utilizaron la enfermaría de las Ventas a modo de camerino y sólo salieron en el momento de su actuación, aunque recuerda que derrocharon gran simpatía en todo momento.

Tony recuerda pasearse por el escenario cuando el equipo de los Beatles ya estaba preparado, y observó cómo sobre el bombo de la batería, Ringo había pegado un papel con el set list de las canciones que iban a interpretar. Un repertorio que comenzaba con Twist & Shout y que culminaba cuarenta y cinco minutos después con Long Tall Sally. A punto estuvo de arrancar el set list y llevárselo de recuerdo....pero finalmente no lo hizo. (Hoy le hubiera sacado un buen dinero en alguna subasta por internet).

Tras abandonar Los Pekenikes, Tony se dedicó al diseño gráfico en Hispavox, siendo el responsable de las portadas de algunos de los discos más importantes de la música española: de los monjes de Silos, a Nacha Pop, pasando por Paloma San Basilio, Alberto Cortez, Radio Futura o CRAG.
Tony ha compaginado su actividad artística con la música, a la que nunca ha podido dar la espalda. En los años 70 montaría un grupo prácticamente desconocido, Zapatón, donde recreaba los éxitos de la cantera de pioneros del rock que tanto le han influenciado a los largo de su vida, Carl Perkins, Elvis Presley, Buddy Holly, Gene Vincent...
Hace poco más de un año, aparecía publicado en el mercado por Lemuria Music, un disco que recogía algunos temas inéditos de aquella época grabados en Radio Nacional de España, que dan buena prueba de la calidad de Zapatón:

Tony se adelantó además al revival del rock and roll clásico de los años ochenta y abanderó el movimiento en nuestro país con una nueva banda, Bulldog. Además produjo algunos de los discos de rock and roll más importantes de los años 80: Mis problemas con las Mujeres de Loquillo y Los Trogloditas, Rebeldes con Causa, de Los Rebeldes, Tierra Quemada de los zaragozanos Más Birras, o el exquisito mini lp de Los Hurones entre otros.

Hoy, Tony es un pionero de 70 años que sigue recorriendo los escenarios con su guitarra. No es difícil localizarle una noche cualquiera en Madrid, al frente de su última formación Tony Luz y la Silver Band. Su gran legado musical le permite ofrecer canciones de distintas épocas gloriosas de la música en España, que siguen haciendo vibrar a cinco generaciones distintas de seguidores del rock and roll.