Publicidad en las camisetas de baloncesto con mangas... Florentino y el Real Madrid se apuntan al negocio

Los jugadores de baloncesto de todo el mundo se descojonaban de las estrellas de la NBA. ¡Jugando al baloncesto con mangas! Que se vayan preparando... Igual que los seguidores puristas de los equipos NBA. De los Celtics, como yo mismo, por ejemplo. Nuestra amada camiseta será pasto de parches publicitarios de Texaco y Kentucky Fried Chicken. Echaremos de menos a David Stern. No me gusta que la publicidad ensucie la camisetas de los equipos deportivos. Pero lo entiendo

24 de marzo de 2014

Publicidad en las camisetas de baloncesto con mangas... Florentino y el Real Madrid se apuntan al negocio
Pau Gasol jugando con las horribles camisetas blancas de manga que Adidas y la NBA obligaron a ponserse a decenas de jugadores./Archivo

Es terrible que el nuevo gerifalte de la NBA diga hoy una cosa y dentro de un par de días sea capaz de decir la contraria. Todo sin sonrojarse si sirve a sus intereses. Y a los intereses de varias marcas. Y es que el nuevo comisionado Silver es tipo peligroso...

Nunca entendí la negativa de la NBA a incluir anuncios en los uniformes de sus franquicias. Pero molaba. ¿Cómo era posible que la liga más seguida del mundo no permitiera la inclusión de anuncios en las equipaciones de la franquicia? La NBA es una máquina de hacer dinero desde hace 25 años. Sus canchas están esponsorizadas, empapeladas de anuncios de arriba abajo. Sus videomarcadores son un continuo spot televisivo y un tanto por ciento de sus jugadores -se calcula que un 20% de ellos- prestan su imagen y a veces su nombre a un montón de anunciantes. En esa tesitura no es de extrañar que las marcas más poderosas del mundo lleven albergando planes para tomar al asalto las camisetas de los , Kobe, Durant y compañía. Y tampoco lo es que Florentino y Juan Carlos Sánchez, director general del basket blanco, estén preparados para hacer del Real Madrid el primer equipo europeo con mangas. Aunque creo que el Maccabi ya lo hizo hace algunos años.

                 

Por partes porque, efectivamente, se veía venir: El comisionado de la liga, Adam Silver, advirtió hace cinco días que la publicidad en las camisetas de la NBA es inevitable. Aprovechó un foro planetario para realizar un anuncio que renueva los planes de gasto publicitario de los grandes gigantes de la automoción, la comida basura y, por supuesto, las marcas asociadas al deporte: "Esto crea una oportunidad para que nuestros patrocinadores se acerquen más a nuestros aficionados y jugadores. Nos da la oportunidad de integrar mejor estas formas de patrocinio. Como vernos en televisión con la Liga de Campeones o la Premier League inglesa, creo que va a llegar a ser más aceptable y común para nuestros fans también", señaló el máximo mandatario de la NBA.

¿Está cuantificado el impacto que tendría esta decisión en el negocio publicitario? Supondría unos ingresos para la Liga de alrededor de 100 millones de dólares, según un estudio realizado hace dos años, y haría de la NBA, la primera de las grandes ligas norteamericanas que incluya publicidad en las camisetas de las franquicias por delante de la NHL y la NFL. Cuando a Silver se le preguntó si el periodo de tiempo estaría en cinco años o menos, Silver respondió: "Definitivamente. Lo más probable". Y está hecho porque es el gran proyecto de Silver. Detrás de cada propietario, CEO y 'mandamás' de cualquier negocio está el vicio de la 'meada' en la esquina de su chiringuito. O sea, el rollo de dejar su impronta, un gran logro que echarse a la boca y arrojar a los libros de historia como su conquista para los consumidores futuros. Y Adam Silver ha miccionado en la esquina publicitaria de la NBA nada más llegar.

Con las anteiores palabras de Silver, conviene acordarse de otra frase pronunciada nada más llegar al cargo aupado por el anterior comisionado, el todopoderoso -y ya mítico-, David Stern. El mismo día que dijo que la publicidad tardaría en llegar a las camisetas de la NBA, dijo también que no se adoptarían las equipaciones con mangas de Adidas que se habían probado durante algunas jornadas y que habían recibido encendidas críticas de los jugadores. Afirmaciones que, como veremos, está íntimamente ligadas. Ambas falsas, además, porque las mangas han llegado al basket para quedarse. Y que se joda la comodidad de los jugadores. Silver ha empezado enmendándose a sí mismo en el asunto de la publicidad, y también en el de las camisetas. Lo uno, como decía, lleva a lo otro.

               

Este asunto de las camisetas largas me da lo mismo. Yo, lamentablemente, no tengo que jugar con ellas. Y, francamente, agradeceremos no tener que ver los sobacos sudaos de tíos de dos metros. Parece todo muy moderno y rupturista. También una chorrada de Adidas para vender más. No. No es solo eso. Los Boston Celtics de la temporada 1946-47, cuando aún jugaban en la Basketball Association of America, dos años antes de adoptar el nombre de NBA, ya jugaron sus partidos con manga corta. Es decir, tampoco es tan nuevo. 

Es innegable que los alemanes de Adidas estarán contentos y frotándose las manos ante su 'descubrimiento'. En poco tiempo, cada idiota de Socuéllamos que siempre quiso ser de Brooklyn, cada 'jugón' de parque municipal de Parla querrá ponerse su camiseta con manga, como Dwayne Wade, para jugar al basket. Pero los desconfiados, amantes de las teorías conspiratorias, estamos con la mosca detrás de la oreja. Con razón. Creo que las nuevas opiniones de Silver negándose a sí mismo son parte de un guión minuciosamente estudiado y en el que tanto la NBA como la propia Adidas desempeñan un papel perfectamente estudiado y planeado.

                 

Es obvio que con las mangas se gana, de facto, mayor superficie para los insertos publicitarios. Una publicidad que será más de pequeños 'parches' al estilo de los monos de los pilotos de Fórmula 1, aprovechando cualquier rincón del uniforme para venderlo como soporte publicitario, que de los tradicionales uniformes del fútbol o el baloncesto europeo. No uno o dos contratos publicitarios sino muchos más, pero más pequeños.

Además de la NBA, la marca deportiva de las tres franjas equipará con mangas al diseño de las camisetas de algunos equipos de la Liga Universitaria (NCAA) y en el McDonald's All America Game, el All-Star de jugadores de instituto.

Pensemos por un momento. Hay mucho forofo que mataría por ir con su camiseta de los Celtics por la calle. Si no lo hace, precisamente, es por no parecer un miembro apócrifo de 'Public Enemy'. Lo explica con claridad, Lawren Norman, directivo de Adidas: "Cuando alguien se compra una camiseta de fútbol, puede ir con ella a todas partes. Sin embargo, una camiseta de baloncesto es diferente. Cuando alguien viste una camiseta de baloncesto va sin mangas, algo realmente llamativo en cuanto a la vestimenta y, si bien en un contexto meramente deportivo tendría explicación, fuera de él supone un obstáculo a la hora de la comercialización de este tipo de prendas. Es más, la mayoría de aficionados se ponen una camiseta de mangas debajo de la de tirantes de baloncesto. Con las nuevas camisetas Adidas, este problema estaría resuelto".

                

El asunto, además, es de guerra entre competidores. Adidas siempre será la primera marca que propuso jugar al baloncesto con mangas. La casa alemana se ha adelantado a sus competidores y siempre será recordada como la pionera. Bueno pues como quiera que sea, esto de las camisetas de manga como soporte multimarca está a un paso de España. El Real Madrid estrenara la próxima temporada una camiseta de juego de esa guisa. ¿Qué marca viste al Real Madrid? ¿Qué presidente está loco por vender mejor su sección de baloncesto para competir más con el CSKA y otros equipos turcos? Pues eso.

Parece que la temporada que viene veremos a los Rudy Fernández, Sergio Llull, Sergio Rodríguez... y compañía abandonado los típicos tirantes, que se han asociado tradicionalmente al baloncesto, por unas camisetas de manga corta. El Real Madrid será el mascarón de proa de Adidas para introducir el producto en Europa. Y los parques públicos y sus canchas de basket estarán llenos de camisetas de manga con decenas de imbéciles haciendo propagando gratis de Talleres Aurgi o Canicerías Sanzot, que lo mismo dará...