50 años de Brincos

Este año se cumple el quincuagésimo aniversario de la publicación del primer disco de Los Brincos, el cuarteto español que siguiendo las directrices marcadas por los Beatles, consiguió revolucionar el mundo de la música en nuestro país

28 de febrero de 2014

50 años de Brincos
Los Brincos.

En 1964 el mundo se convulsionaba por las descargas pop de los cuatro fabulosos de Liverpool. El fenómeno conocido como Beatlemania, había atravesado las fronteras de medio mundo y en febrero de ese año, John, Paul, George y Ringo desembarcaban con toda su artillería beat en los Estados Unidos. La joven América enloqueció al ritmo de I want to hold your hand, single que llegó a vender un millón y medio de copias en tan sólo tres semanas
En todos los países del mundo surgieron grupos musicales, que inspirados por el cuarteto británico, soñaban con hacerse un hueco en el entonces prometedor mundo de la música.

La España del Régimen de Franco no era ajena a lo que ocurría en el resto del mundo. Hacía ya un par de años que Micky y Los Tonys habían irrumpido en las matinales del Circo Price junto a otros grupos clave de la historia de nuestro pop, como los Pekenikes, o los Estudiantes, antesala ambas formaciones del núcleo duro de lo que poco tiempo después serían Los Brincos.

El cuarteto de pop español, se iba a llamar inicialmente Las Ovejas Negras, por aquello de que eran chicos de familia bien, echados a perder en el mundo del espectáculo, -según declaraciones del propio Fernando Arbex-, quien junto a su hermano Luis, y su amigo Luis Sartorius impulsaron la formación del histórico grupo, tras la disolución de Los Estudiantes. Finalmente, se eligió el nombre de Brincos por iniciativa de Rosa, hermana de los Arbex, que presentó a los chicos una serie de nombres, de entre los cuales fue elegido este por unanimidad. 

La primera encarnación de Los Brincos la constituyeron el propio Fernando Arbex a la batería, Juan Pardo (que había sido cantante de Los Pekenikes) y Antonio Morales -Junior- (ex Pekenikes igualmente) haciéndose cargo de las guitarras y Manuel González al bajo -como sustituto de Luis Arbex que falleció prematuramente en un accidente-.

Los Brincos debutaron en aquel lejano 1964 en la discográfica Zafiro demostrando gran capacidad para la composición, presentando tanto temas en castellano, como en inglés, que rápidamente alcanzaron gran popularidad.

En aquellos años, era tónica habitual, que los grupos españoles, fueran en gran medida, grupos de versiones, es decir, españolizaban éxitos anglosajones, para que fueran más asequibles al gusto ibérico. Desde los Mustang, a Los Salvajes, pasando por Micky y los Tonys, todos hicieron grandes versiones. Sin embargo, Los Brincos no se suben a este carro y apuestan por su capacidad creativa, llevándoselo de calle.

A este primer trabajo corresponden clásicos como "Dance The Pulga" , "Cry, If You Try" y por encima de todos, el castizo y sobradamente chulesco "Flamenco":


Hablar de los Brincos pasa necesariamente por hacer una parada en su estética. Generaron una imagen propia a través de sus capas españolas y los cascabeles de sus zapatos confeccionados a medida. Eran un grupo de jóvenes atractivos, elegantemente vestidos y perfectamente arropados por una maquinaria de marketing, que nunca antes se había puesto en España a disposición de un grupo musical. Todos estos factores son el caldo de cultivo perfecto para generar la "Brincosis", fenómeno de fans homónimo a la Beatlemanía, pero con el cuarteto español como objeto de deseo y admiración.

En 1965 Los Brincos grabaron en Italia su segundo LP, un año después del primero, con más recursos técnicos y con el soporte una vez más del quinto Brinco. Sí, siguen los parecidos razonables con los Beatles. Si ellos contaban con la figura del productor George Martín, nuestros héroes tuvieron una vez más el apoyo de la directora artística de Zafiro, Maryní Callejo. El disco contiene maravillosas píldoras pop como "Tú me dijiste adiós", "Borracho" o "Mejor":

Pese a la grabación en un estudio extranjero, la inclusión de temas en inglés y sus perfectas armonías y melodías, el grupo no consigue conquistar los mercados internacionales.

Para colmo de males, la formación inicial tras la grabación de este segundo disco está herida. Los celos afloran, y Juan Pardo y Junior, deciden abandonar. Sin embargo, el grupo lejos de disolverse, se recompone con la entrada de otro Morales, en este caso Ricky, que venía de haber tocado con los 4 Jets y con Los Shakers y pasa a Los Brincos como guitarra solista junto con Vicente Martínez que hace lo propio en la rítmica.

Esta es la formación que grabará el legendario "Contrabando", el tercer disco de Los Brincos, con una preciosa portada pop, obra del realizador Iván Zulueta.

El grupo había firmado contrato con Larry Page, manager y productor de los Troggs, y solían grabar en estudios como Decca, EMI o PYE, es decir, donde grababa la élite del pop británico, llámense Rolling Stones, The Kinks, The Who...

Con estos últimos hay una doble anécdota, y es que la banda de Pete Townshend llegó a interponer una demanda a Los Brincos por supuesto plagio de su tema Substitute en la canción The Train. La comparación de ambas nos lleva más a pensar más en un homenaje, que en un plagio, pero la anécdota quedó ahí, para la posteridad: 

La segunda anécdota con los Who la vivió Fernando Arbex, cuando tras grabar en los estudios PYE, dejó allí su batería. A continuación entraron los británicos al estudio. Pues bien, el bueno de Keith Moon baterista de los Who rompió en aquella sesión un parche del timbal pequeño y la pandereta de Fernando, aunque eso sí, el chico, en un gesto muy british y refinado, dejó nota de que pasase gasto a la compañía por el siniestro.¡Rock and Roll!

La última curiosidad del disco Contrabando corresponde al grandioso tema Lola, que llegó al top ten de las listas inglesas y en España vendió 600.000 copias, en un momento, en el que se calcula, que el número de tocadiscos no excedía de... ¡50.000!

Y de pronto nos plantamos en 1968. La concepción de la música pop y rock ha cambiado. Llega la conceptualización del rock. Ya no se buscan píldoras de rápida digestión. Entramos en los años de los discos conceptuales, de las vanguardias, del virtuosismo instrumental y los Brincos quieren subirse a ese carro y lo hacen con su álbum de 1970 "Mundo Demonio y Carne" en el que debuta como miembro de la formación Miguel Morales en sustitución de Vicente que tiene que hacer la mili.

Desde el primer momento hubo problemas con el disco. La portada original en la que aparecían Los Brincos con el torso desnudo fue vetada por la censura franquista y sustituida por una pintura surrealista de un cerebro en descomposición. Además la música no llegó al gran público, quedándose como objeto de consumo de los círculos más vanguardistas de la época. Poco después, el grupo decide disolverse, entrando a formar parte de la HISTORIA del Pop Español.

*Fernando Arbex, fundador de Los Brincos falleció en el año 2003 tras una larga enfermedad. Juan Pardo y Junior viven actualmente retirados del mundo de la música. Miguel Morales mantiene vivo el legado de Los Brincos ofreciendo esporádicamente conciertos.