Marc Gasol se resiente de la rodilla y España se acojona... O casi

Nada. Al menos 117 veces me conecté a internet desde el pasado jueves, y hasta ayer domingo por la noche para conocer el alcance de la lesión de Marc Gasol. Sin éxito. Fueron muchas más que las oportunidades en que visioné la cinta VHS,  la tarde que me quedé solo en casa siendo un crío, con la grabación del programa de Nochevieja en la que la italiana Sabrina liberó parte de su anatomía... pero es que la obsesión, por distinto motivo, viene a ser patológica, digna de psicoanálisis

17 de febrero de 2014

Marc Gasol se resiente de la rodilla y España se acojona... O casi
Marc Gasol es un jugador importantísimo para la Selección. Hay quien opina que más importante que su hermano Pau.../Archivo

Y es que Marc se ha vuelto a lesionar y aunque nadie eleve demasiado la voz, aunque el temor no se materialice físicamente en palabras, está ahí, como un fantasma. No por no preguntarse si el pívot tendrá permiso de su equipo, Memphis Grizzlies, para volver a su país y competir con su selección, espantemos la bicha. Ahora mismo, en la cabeza de todo Dios en la Federación Española, desde el entrenador, Juan Antonio Orenga, hasta el presidente José Luis Sainz, pasando por el utillero que le gasta las bromas con sus zapatillas, todos nos preguntamos si Marc Gasol, Big 'Marc', estará con España en 'nuestro' Mundial a partir del 30 de agosto.

Esa cita está señalada en rojo desde hace muchos, muchos meses. Será, sin duda, la última oportunidad de conseguir un triunfo histórico que completaría un ciclo maravilloso de una generación inolvidable. Hasta allí llegan Navarro, Calderón, probablemente Felipe Reyes... A partir de ese momento, seguirán Ricky, Sergio Rodríguez, Rudy Fernández, Sergio Llull, Ibaka o Mirotic -el eterno problema- y cómo no, Marc Gasol. Pero este mundial tiene que ser la despedida de una parte fundamental del equipo. La de aquellos que han formado durante más de un decenio el corazón y el alma del grupo. Los juniors de oro. O lo que queda de ellos. Y para despedirles con posibilidades de éxito, no nos engañemos, es muy importante la presencia de Marc.

               

El pívot volvió a recaer esta semana, durante el triunfo de su equipo por 81-86 ante Orlando Magic, de la lesión que sufrió en su rodilla izquierda en el pasado mes de noviembre. El entrenador del equipo, David Joerger, aseguró que el catalán se someterá a unas pruebas para evaluar el estado de su rodilla izquierda. Gasol salió cojeando a falta de 6:24 para el final del tercer cuarto, después de haber disputado 23 minutos, en los que anotó 4 puntos, capturó 5 rebotes y repartió una asistencia.

De todos modos, Joerger comentó que es "optimista" respecto a la lesión del español, ya que no dio señales de tener demasiado dolor. "Espero que lo de Marc no sea mucho. Mañana le echaremos un vistazo", indicó el técnico. El pívot se sometió a una resonancia magnética durante el parón del All-Star para determinar el alcance de la lesión, pero desde la franquicia se muestran más optimistas que durante la primera lesión que sufrió el español a principio de temporada. "Tengo mejores sensaciones que en la lesión que tuve a principio de año, pero no puedo decir mucho más" declaró Marc, que espera no estar de baja mucho tiempo. Sea así o no, lo dicho, sobre lo que tiene o deja de tener el jugador en la rodilla hay un velo de misterio sin aclarar. Con todo lo que ello puede suponer. Ni un solo comunicado de su equipo en la web de los Grizzlies. ¿Qué coño tiene?

Pero hay que ser realistas. Haríamos bien en preparar un escenario en el que su equipo ponga mil y un problemas para que el de Sant Boi se enfunde la camiseta española este verano. Y, por si acaso, la Federación que vaya preparando un enooooorme talonario para firmar un seguro que cubra la lesión del español, si es que conseguimos traerlo.

Marc Gasol pesa casi 125 kilos en sus 2,16 metros, tiene 29 años y las articulaciones muy castigadas. Todo ello en una temporada deportiva que significa para él, y para cualquier profesional de la NBA, un partido cada menos de tres días. ¿Que por qué soy tan agorero? No creo serlo. Soy más bien realista. ¿Tú qué harías si pagases a un jugador 11 millones de euros al cambio por ser una de las piezas maestras de tu esquema de juego? Pues eso.

                

A nosotros nos preocupa 'lo nuestro'. Pero si el jugador es importante para España, qué no será para la franquicia de Memphis que, lo dicho, es quien le paga. Ya sufrió una lesión en un ligamento de la rodilla izquierda durante el partido que perdieron en noviembre contra los Spurs de San Antonio. Sin Gasol, los Grizzlies, que habían empezado el año con siete y cinco, ganaron 10 veces y perdieron 14. Tras su reincorporación en pocos días fueron capaces de derrotar a Oklahoma City, Portland y Houston -dos veces-. Grandes equipos. En resumen: con Gasol alrededor, el registro de los Grizzlies es mejor que cuando él no está. 

En la rotación de los norteamericanos el pívot catalán es fundamental y junto a Zach Randolph forman una de las duplas interiores más completas de la liga. No hay que olvidar que se trata del defensor del año en la NBA y es un jugador supereficaz desde la bombilla, aplicando una visión de juego y una claridad al juego poco común en un hombre de su talla. Gracias a él los Grizzlies se han convertido en legítimos aspirantes a competir dignamente en las play-offs.

                 

¿Y en el equipo nacional? Durante el pasado Europeo en el que España consiguió una meritoria medalla de bronce Juan Antonio Orenga lo dejó claro: "Todo pasa por Marc". En una entrevista con Qué.es llegó a decir que mucho más importante que los puntos que logra el pívot es su papel como pasador: "Marc hace cosas que impropias para un hombre de su estatura, y esas cosas para este equipo son mucho más importantes que los puntos".

¿Cómo sustituiríamos en este equipo al pívot? Esa es la pregunta pertinente. No hay muchas posibilidades. Y las pocas que hay pasan porque su hermano Pau esté en el equipo. Si no es así... Al menos Ibaka es una garantía. ¿Ibaka? La ausencia de Marc obligaría de algún modo a contar con el hispano congoleño y a descartar al mejor jugador de Europa, Nico Mirotic, seguramente embarcado para ese entonces en aclimatarse a la vida de la fría Chicago.

Pero al tema. ¿Cómo serían las rotaciones? Xavi Rey... ¿y Felipe Reyes? Ojalá fuera verdad. Quiero decir. Ojalá que Felipe, venga o no venga Marc al Mundial reconsidere su decisión y decida competir otra vez con la Selección. Se me ocurre otra solución pero es la del 'misterio' Fran Vázquez. Algún día correrán ríos de tinta para hablar de ciertas incompatibilidades...