¿Cómo conseguir un 2014 de tranquilidad económica?

El comienzo de año es un buen momento para revisar nuestra economía familiar y proponernos diferentes cambios que garanticen nuestra tranquilidad económica.

15 de enero de 2014

¿Cómo conseguir un 2014 de tranquilidad económica?
A veces hay que dejar de lado las rebajas y centrarse en recuperar la economía familiar.

Esta situación de crisis económica generalizada nos puede ayudar a cambiar nuestros hábitos económicos, nuestras costrumbres de gasto, nuestra visión del ahorro. Puede, en definitiva, ayudarnos a sentar las bases de una economía familiar mucho más sólida que nos permita sobrevivir ahora y progresar según mejore la situación general.

Para conseguir un 2014, un 2015, un 2016 etc.., con tranquilidad económica te propongo lo siguiente:

1) Revisión General de Salud Económica, igual que nos hacemos revisiones médicas, debemos, al menos una vez al año, hacer balance de nuestra situación económica general.

¿Cuánto dinero ingreso?, ¿Cuánto dinero gasto y en qué?, ¿Cuántas deudas tengo?, ¿Cuánto dinero ahorrado?, ¿Cuál es mi patrimonio?

2) Diagnóstico Salud Económica, una vez que tenemos los resultados de nuestros análisis económicos podemos diagnosticar nuestra situación.

a. Si Gasto más que Ingreso, voy a tener problemas a corto y medio plazo ya que esa diferencia la tendré que suplir con ahorros o lo que es peor, con deuda.

b. Si tengo Deudas, dependiendo del volumen, del esfuerzo financiero que supongan y de su naturaleza, pueden no ser un problema, pero como con el colesterol hay que trabajar para reducirlo.

c. Si no tengo Ahorros, una economía familiar sin ahorros es un cuerpo sin defensas, cualquier incidencia nos obligará a endeudarnos y aumentará la presión sobre nuestro dinero disponible.

d. El patrimonio, es la despensa que hemos ido contruyendo y que nos garantiza un futuro económico más cómodo.

3) Tratamiento Económico, es el momento de tomar decisiones, de preparar nuestra economía para afrontar los nuevos retos del año 2014.

a. DIETA, a nuestra economía, como a nuestro cuerpo, siempre le viene bien corregir los excesos y racionalizar nuestros hábitos.

i. Revisa tus gastos mensuales.- Saca de tu mochila las cosas que ya no necesitas, que en su día consideraste importantes y que todavía arrastras mes.

ii. Págate a ti mismo PRIMERO.- Retira un 10% de tus ingresos nada más llegar para tus objetivos de ahorro.

iii. Guarda dinero para el "tú del futuro".- Guarda otro 10% de tus ingresos para el "tú del futuro".
Con la dieta no sólo gastarás menos y tendrás más dinero disponible, además te acostumbraras a vivir con menos de lo que ganas.

b. Eliminar las deudas, las deudas generan siempre más gastos, no sólo hay que devolver el dinero, también hay que pagar los intereses. Si tienes ahorros puedes comprarte tu propia deuda, es muy difícil que los ahorros te renten más que el coste de financiar tus deudas.

c. Conseguir ahorro, tener dinero ahorrado es fundamental para mantener tu economía familiar equilibrada. El primer paso, crear un fondo de emergencias que te permita vivir tranquilo.

d. El patrimonio, parece atrevido en estos tiempos tan complicados pensar en ir haciendo una pequeña despensa, pero que esta no sea tu excusa, empieza poco a poco y cuando te quieras dar cuenta ya tendrás parte del trabajo hecho.

Si seguimos este método y guardamos los resultados cada año, podremos ir midiendo la evolución y tomado las decisiones que más nos convengan para garantizar una economía familiar a prueba de crisis.