German Coppini pone rumbo a Carabás

Fue a mediados de septiembre cuando German Copinni se puso en contacto conmigo. Le había mandado un mensaje a través de Facebook invitándole a participar en mi programa Los Surcos Olvidados, que se emite cada domingo en Gestiona Radio.

7 de enero de 2014

German Coppini pone rumbo a Carabás
German Coppini pone rumbo a Carabás.

Fue un subidón recibir su llamada. Al arrancar el proyecto el pasado verano, había confeccionado una lista de grupos y solistas a los que, como aficionado a la música, consideraba interesante dedicarles uno o varios programas para repasar sus obras más destacadas y profundizar en lo que están haciendo actualmente.
Germán estaba en esa lista inicial y tuvo además la amabilidad, no sólo de responder por escrito a mi mensaje, sino de contactarme telefónicamente. Creo sinceramente que le gustó el planteamiento del programa. No soy un periodista conocido, y por lo tanto no tenía obligación ni motivos para la adulación.

Tampoco hablo o escribo en un medio estrictamente musical, por lo que creo que me identificó claramente como lo que soy: una persona a quien le emociona la música y que reivindica nuestro importante legado musical a través de un medio de comunicación. Nada más.

En este sentido, y como adolescente que fui en el esplendor musical de los años 80, la obra de Germán ha dejado una honda huella en el archivo sonoro de mi vida. Al escribir estas líneas he pasado por mi discoteca y he extraido de la letra G los tres plásticos que dejó grabados con aquel experimento exquisito y vanguardista que fueron Golpes Bajos.

En mi caso, descubrí primero su larga duración "A Santa Compaña". Me lo trajeron mis padres de Gandía aquel verano del 84 que yo me quedé en Burgos porque había cateado mates y alguna más...

El disco cumplirá 30 años el próximo verano y sigue siendo un trabajo maravilloso al que debieran prestar atención las nuevas generaciones de aficionados al pop español. Los cuatro primeros versos del primer tema "Escenas Olvidadas" dan una rápida idea de la joya que la carpeta albergaba en su interior:

"Era bello aquel momento,
el rodar era cariño
y dispuse en atrapar
los momentos más antiguos"

Durante nuestra primera conversación telefónica, hablamos de Golpes Bajos, de sus discos en solitario y Germán me puso al día de su nuevo proyecto con el grupo malagueño Néctar con quién tenía prevista una actuación en Málaga para presentar sus nuevos temas.

Me habló de una vuelta al rock, y le encontré entusiasmado con este nuevo proyecto. Le apetecía que escuchase la maqueta y pudiéramos sentarnos en el estudio a charlar sobre las nuevas canciones, así que, algunos días después, nos encontramos una calurosa tarde del mes de octubre en la C/Atocha de Madrid.

Llegó puntual a la cita. De hecho, me estaba ya esperando cuando yo llegué a la hora convenida. No era la primera vez que le veía en persona. Había estado en un concierto suyo en el desparecido Quinta Avenida de Burgos viendo la presentación de sus disco "Carabas"en el año 96. Habían pasado por lo tanto 17 años, pero, al margen del tiempo transcurrido, lo cierto es que me pareció frágil.

El encuentro fue breve, pero muy cordial. Traía una bolsa bajo el brazo con un montón de material para que me pusiese las pilas. A la maqueta de Néctar, sumó el vinilo de "América Herida" -publicado este mismo 2013 contiene versiones de cantautores latinoamericanos que influyeron en Germán-, el último CD de su incursión en la electrónica como Lemuripop y una joya añadida: el primer volumen de "Huellas de Una Voz". Se trata de un estuche de tirada limitada a sólo 150 unidades que recopila en formato doble disco-libro sus dos primeros trabajos en solitario: el inolvidable "El Ladrón de Bagdag" de 1987 y el "Flechas Negras" de 1989.

Volví a casa entusiasmado dispuesto a devorar todo el material, especialmente lo nuevo con Néctar ya que me apetecía que disfrutase de su paso por el programa. He de reconocer que el disco en la primera escucha, al menos a mí, me resultó complicado. Creo que Coppini ha sido siempre uno de esos músicos capaces de sorprender. Lo hizo con Siniestro Total, con Golpes Bajos, al arrancar su carrera en solitario, al introducir sonidos latinos prematuros a sus canciones en los 80, al juguetear con la electrónica...

Con Néctar ocurre lo mismo. El primer tema que escuché es "Desde tu ventana" que arranca a golpe de batería y un riff poderoso, y de pronto, emerge la voz de Coppini, reconocible como ninguna, que te lleva inmediatamente a sitios en los que ya has estado A partir de ahí todo es más fácil. Hay concretamente un tema titulado "Ninguna Señal" que me vuelve loco. Suena bien, compacto, y la voz de German sube, baja, es la que nos cautivó siempre...

Faltaban pocos días para sentarnos en el estudio de Los Surcos Olvidados y tenía ya la entrevista preparada y muchas ganas de disfrutar. Sin embargo el encuentro nunca llegó a producirse. Aquel miércoles, German me llamó al móvil para decirme que estaba ingresado. Que me dejaba colgado y que lo lamentaba.

No puedo negar que aquella llamada me contrarió, tenía que buscarme la vida en tan solo un par de días para sacar adelante el programa, pero sabía que había sinceridad en sus palabras.

Quedamos en que una vez recuperado y en casa, me llamaría para volver a poner una fecha. Así lo hizo. En esta ocasión le noté débil, pero me comentó que finalmente el concierto de Néctar sería el 15 de diciembre en Málaga. Así que lo haríamos de nuevo con anterioridad. Volví a colgar en la web del programa el cartel anunciador del concierto y de la entrevista y una vez más, lamentablemente, el encuentro nunca se produjo.

Germán me llamó por última vez el 9 de diciembre para decirme que volvía a estar ingresado. Compartió conmigo el diagnostico de su enfermedad y me agradeció mi amabilidad y la buena disposición con la que siempre le había tratado. Tras colgarle me quedé jodido, lamenté sinceramente que se encontrara en una situación tan crítica.

La semana pasada, al cerrar el último programa de la temporada hasta después de la Navidad pensé en que tenía que llamarle para ver si se encontraba mejor. Mi siguiente pensamiento hacia él fue la pasada Nochebuena al enterarme de que ya no estaba entre nosotros...

A Germán Coppini le sobrevive ya su brillante legado musical. Forma parte imborrable de la historia de la música española con obras esenciales para entender la evolución de un género que agoniza, y del que poco a poco vamos perdiendo a sus grandes talentos.

Descansa en paz Germán y feliz viaje a Carabás (donde podremos vivir felices, por toda la eternidad)
El programa de Los Surcos Olvidados del próximo 12 de enero estará dedicado a la obra de German Coppini.

Cinco grandes de Coppini:


- Golpes Bajos "Malos tiempos para la lírica"


- Golpes Bajos "Escenas Olvidadas"


- German Coppini, "Alien Divino"


-Coppini&Cano, "Un chupito de amor"


-Coppini, "Carabas"


Y una más:

Los cuatro fantásticos de German Coppini, "La Chica de Ayer"