Al Capone fue taxista, seguro

Son una mafia. Se llaman unos a otros por teléfono y vienen a buscarte una avería si les insultas desde la ventanilla de tu coche. O si no les insultas, también te buscan un disgusto. Todos insultamos desde el coche, no me hagáis que os lo recuerde. ¿Quién no ha gritado a un taxista "Cornudo" por ejemplo?

27 de noviembre de 2013

Al Capone fue taxista, seguro
Al Capone fue taxista, seguro. Capitán Sarcasmo.
Además...

Hablemos de sus mierdas en los retrovisores. En el centro de la Península les da por llevar las cintas de la bandera de España, el Real Madrid o el Atlético. Ya ves, como si 'los de Simeone ganasen muchas veces'. A los "indios" del Atlético ya les meteremos mano otro día, en un buen ensayo.

En el sur se van por peteneras con los banderines del Betis o el Sevilla. Y en Cataluña les da por llevar el burro en lugar del toro de Osborne. Y eso si no llevan un atrapasueños, no se si creen que son Atahualpa a punto de luchar contra la colonización española. Algunos casi van en taparrabos, así que sí, podrían ser andinos terroristas.

Sus souvenirs en el espejo no les dejan ver nada, se saltan las señales y los semáforos en ámbar pero solamente si van solos. Si van con un cliente en el coche, parece que les ha caído una escarcha del mes de mayo, a los muy chulos. Que dan ganas de decir: "Pare, que yo conduzco, estéril de mente". 

El "pito" lo tocan muy fácilmente. Tienen la mano suelta. No os pongáis bravos, que me refiero al claxon, libertinos. Aunque desde el autobús, que vas en alto, a alguno he visto yo desfogarse en plena conducción. Luego te subes en el taxi y huele a sexo "trasnochao" y solitario.

Los modelos que hemos tenido de taxistas en este país han sido dos: Paco Martínez Soria y El Fary. El primero tiraba de la faldas a las mozas en las paradas de Madrid, les tocaba las piernas y les miraba por el retrovisor.

Y el segundo, actor en "Menudo es mi padre" se enfrentaba él solo a cualquier peligro, aunque el enemigo fuera el forajido más preciado de esta frontera. Y además son de derechas, una amplia mayoría. Cosa que no siempre casa con sus clientes.

"Menudo cabrón el Zapatero ¿Eh? ¿Y Rubalcaba? A ver si se va., estos rojos nos han "dejao" el país como un solar seco y desgastado. Vaya unos sinvergüenzas. Si aquí lo que sirve es la Patria". Te lo dicen con una gracia, los mamones, que eres capaz de abrirte la camisa, de manga corta y con bolas y, ponerte una medalla con el retrato de sus hijos. TODOS dan por hecho que compartís ideología o sois del Madrid. ¡Coño! ¿No se puede ser del CD. Valdemorillo?

Se ponen en medio de los carriles, como si fueran los puñeteros amos de las ciudades. Así era El Fary. Nada de taxistas blandengues, de los que limpian el taxi, algunos no se han pasado el aspirador desde el año 1944. Vamos, desde el primer día que se lo compraron, los muy cerdos. Mientras te llevan a Atocha o El Prat tienes que luchar contra mapaches que chillan, atolondrados, desde las alfombrillas.

No captan que no quieres hablar cuando vas en el taxi. Que no cuenten chistes. Y no hablen de política ni de religión. Ni de sus hijos. Ni de las deudas de hipoteca. De si les ha dejado su novia, cosa que no me extraña, muchos no tienen parienta. Normal. No nos gusta que pongan la música baja y a poder ser cierren la ventanilla, llevas los pelos asomados como una bruja. O te sueltan en marcha del coche.

Cubreasientos de bolitas de madera. ¿De qué año son? ¡Qué cutres son! ¿O no es así? Lópe, el taxista de mi ciudad natal los llevaba. Y tenía fama de "infla, desinfla, música y olor". Ya me entendéis. Como si no fuera suficiente con el olor de su pozo aroma pelos con cebolla.

Y ya no hablemos del timo del taxista. Si te ven con cara de paleto, te la quieren meter de lleno. Como un cándido palurdo. Y no lo eres. No quieren dar cambio y te critican porque la carrera es corta. Coño, que se alquilen un Supra y vayan a Castellón con Fabra. Que seguro que les hace una pista de aterrizaje para ellos solos. Fabra siempre fue muy de taxistas, porque los dos son unos jetas.