Tuitear desde el espacio, por el precio de un bonometro

Desde que el hombre es hombre, alcanzar las estrellas ha sido siempre su pasión, pero no fue hasta el 12 de abril de 1961, cuando el cosmonauta soviético, Yuri Alekséyevich Gagarin, se convirtió en el primer ser humano en alcanzar el espacio a bordo de la nave Vostok 1.

27 de noviembre de 2013

Tuitear desde el espacio,  por el precio de un bonometro
Astronauta saluda desde la Estación Espacial.

La carrera espacial se convirtió en cosa de estados, americanos, rusos y más recientemente otros países decidieron alcanzar las estrellas, pero es ahora, cuando parece que la carrera sí que se va a extender a todos los países de nuestro planeta, en forma de crowdfunding.

Una forma de lanzar nuevas empresas, que se está convirtiendo en muy popular en el mundo de las artes y la tecnología, parece que en el espacio, está viendo grandes posibilidades, "Arkyd" fue el primer proyecto en utilizar la economía grupal para iniciar la exploración del espacio, y en su búsqueda de 400.000 euros, se encontró con aportaciones superiores a los 1.000.000 de euros, algo que muy pocos proyectos han logrado gracias a la economía grupal.

Pero hay muchos más, "Skycube", de Southern Stars - que ha recaudado más de 100.000 euros, y el próximo septiembre lanzará desde Cabo Cañaveral un minisatélite al que podremos seguir durante 90 días, pedirle imágenes de la tierra, a lo largo de su viaje e incluso tuitear desde el espacio, si disponemos de un Smartphone.

"Tweets desde el espacio" - que los operadores de radio aficionados de todo el mundo puedan escuchar, y cualquier persona con un teléfono inteligente puede seguir. Podrá solicitar imágenes de la Tierra desde las cámaras a bordo del satélite, utilizando nuestro Safari Satélite aplicación en tu dispositivo iOS o Android, y pasados 90 días, hinchará un gran globo, visible desde la tierra, para despedirse de todos nosotros, poniendo fin a la misión en una gran explosión, que evite cualquier acumulación de los desechos espaciales, algo con lo que los habitantes de este planeta estamos muy concienciados.

Son miles de pequeños inversores los que desean poner su granito de arena en esta escalera al espacio, en la que algunos se han caído por el camino, como GoldenSpike, que tenían el sueño de poner un hombre en la luna, y consiguieron fondos para un crucero por el Caribe, de lujo, eso sí.