Si te dicen que es imposible; mienten

Una de las cosas que menos soporto en el ámbito profesional, es la obsesión de algunas personas por responder casi sin pensarlo "no" cuando les planteas un cambio, un proyecto, o piensas en voz alta si algo nuevo puede hacerse para mejorar procesos.

22 de noviembre de 2013

Si te dicen que es imposible; mienten
Sólo hay que convencer a algunas personas de esto.

Hay personas que son así por naturaleza, y hacen que malgastes enormes energías en tratar de convencerlas de que hay que intentar cambiar las cosas.

Es una actitud defensiva de personas poco ambiciosas que acaban resultando toxicas dentro de un equipo profesional. Este tipo de perfiles se encuentran en cualquier mediana organización y hay que intentar abstraerse de ellos, ya que de lo contrario nos abducirán.

La energía no se debe malgastar nunca, se debe invertir, y en este caso debería invertirse en intentarlo, no en convencer a los de alrededor.

Si te dicen que es imposible, posiblemente mienten.

Si escuchas que no tiene sentido, sabes que siempre puedes darle una nueva pensada.

Si nadie lo ha hecho antes, razona que siempre alguien debe ser el primero.

Si algunos comentan "déjale se va a dar un leñazo", sonríe pensando que son los mismos que luego dirán con la envidia reflejada en sus rostros "que suerte ha tenido".

Siempre puedes intentarlo una vez más, y si nunca lo has logrado hacer antes siempre puedes superarte.

Superarse es ser como Derek Redmon. Es haber trabajado y focalizado en algo, en lo que sea, durante toda una vida, trabajo duro de muchos años, y aunque llegado el momento todo se caiga, aunque algo suceda, superarse es dar la talla humana y profesional en ese momento.

En momentos claves una correcta mentalización y motivación, abstrayéndose de lo que piensen los demás, es la clave que te hace superarte y te hace pasar a la historia.

Derek Redmon era un atleta británico, un atleta más. Trabajo duramente 4 años para dar el do de pecho en sólo 45 segundos, los que correría en los Juegos Olímpicos de Barcelona en 1992. Focalizar tu vida, y tu carrera, en este caso como atleta, en 45 segundos ya es de por si un esfuerzo generoso y

enorme riesgo. Lo inesperado, la desgracia, posiblemente provocada por la tensión del momento, hizo que Derek encontrara que era mucho más que un atleta.

A mitad de carrera Derek se lesionó el tendón de la corva, desplomándose y sintiendo un enorme dolor. El mundo se le venía encima, años trabajando para ese momento y en medio, la mayor de las desgracias, pero sufriendo y con dolor supo sobreponerse, con la ayuda de su padre que saltó desde el público, incluso a la pata coja, con dolor, y ya corriendo otra carrera distinta, minutos después cruzó la meta en medio de la enorme ovación del público puesto en pie. No se si hubiera ganado o perdido, ¿a quién importa?.

El obstáculo le hizo superarse, superar la frustración, vencer el dolor, encontrar la motivación y recrearse en ella. Aunque posiblemente no fue consciente en aquel momento, Derek Redmon si ganó esa carrera, y aun hoy, 21 años después sigue siendo recordado. Y yo lo quiero volver a hacer aquí:


No hay que ser ingenuos. Las cosas que requieren Ingenio, esfuerzo y fuerza de voluntad, requieren sacrificios extraordinarios. La diferencia está en quienes recogen los retos con mente abierta y quienes no son capaces de afrontarlos, respondiendo "no" sin apenas pensar "¿Cómo podría yo afrontar esto?".

Si es muy difícil, eso quiere decir que aun así puede lograrse.

No está a la altura de todas las cabezas (mucho más importante que estar a la altura de todos los cuerpos) recorrer un Iron Man.

El Iron Man abarca 3,86 kilómetros nadando, 180 kilómetros en bicicleta para terminar si no has tenido aun suficiente en un maratón (42 kilómetros más).

Posiblemente si a este padre, se lo hubieran propuesto en otras circunstancias, se lo hubiera propuesto otra persona, y no su hijo enfermo, sin un anclaje motivacional tan grande, también hubiera pensado que no era posible.

Si tienes un hijo enfermo y te pregunta "¿Papá, corremos el Iron Man juntos?". Podrías decir "no" o ponerte como objetivo vital lograrlo.

Este vídeo es increíble:



TODO PUEDE HACERSE, NADA ES IMPOSIBLE

A Michael Jordan en su colegio le escogieron para el segundo equipo de baloncesto. Según su profesor le faltaba técnica y no era muy alto.

A los Beatles los rechazaron en Decca Records, ya que su sonido de guitarras "ya no estaba de moda".

A Thomas Edison uno de sus profesores le dijo que era demasiado tonto para poder aprender y llegar a ser alguien.

A Walt Disney le despidieron de un periódico por no tener imaginación y aportar cero ideas.

Para el Presidente de la oficina de Patentes americanas en 1899 todo lo que podía ser inventado "ya había sido inventado".

Para el Presidente de IBM en 1943 "había un mercado mundial posiblemente para la venta de 5 ordenadores en todo el mundo".