Solo ante el peligro

Generar un artículo de opinión es siempre complicado. Cómo siempre que una persona se sienta ante un folio en blanco, surge lo más difícil. ¿Cómo empezar?.
Sin embargo, hoy no me ha resultado tan costoso.

11 de noviembre de 2013

Solo ante el peligro
Gary Cooper en 'Solo ante el peligro'.
Una simpática anciana, llamó a mi despacho para hacer una consulta. Resulta, que en un sencillo procedimiento judicial para el que no hace falta abogado ni procurador, la mujer tenía la necesidad de obtener una fotocopia de un folio del procedimiento. Ella, muy ufana, se acercó al Juzgado y preguntó. "¿Pueden darme una copia de este documento?. Al parecer, no era posible.

Tuvo que acudir al Ayuntamiento de su pueblo, a hablar con el Secretario del mismo, a fin de que le explicase como podía conseguir esa copia. El secretario, un hombre dispuesto, trató de mover hilos para obtener la copia, aunque; finalmente; se dió por vencido.

Así que la encantadora señora, decidió acudir, nuevamente, al Juzgado. Allí, otro funcionario, le indica que debe presentar un escrito para obtener esa copia. Por ese motivo, trataba de buscar una solución a través de mis conocimientos profesionales.

Lástima, que al tratarse de una llamada telefónica, la mujer no pudiera ver mi cara de asombro, ante tamaña peripecia burocrática.

Lógicamente, le trasladé, que la solución era bien fácil. Bastaba con pedirlo con mala cara. Si, con cara peligrosa, como esas que ponen los Sheriff en las películas del Oeste. Dar un par de puñetazos en la mesa si hace falta. Y así obtendrá su copia. Como pueden observar, es una recomendación muy jurídica. Lo cierto es, que todos los días en todos los Juzgados del país, miles de ciudadanos reciben esa misma copia con sólo pedirlo. Se les fotocopia y se la llevan a su casa.

La fábula, sería curiosa de no ser porque se repite una y otra vez en la relación de los ciudadanos con la Justicia y esto es muy triste. Triste e inaceptable, cuando las nuevas tecnologías (ya no tan nuevas) permiten solucionar un amplísimo porcentaje de los problemas diarios de la Administración de Justicia.

Un procedimiento judicial, no tiene porque ser, necesariamente, complicado. No tiene porqué dificultar la vida al ciudadano. Sin embargo, nuestros gobernantes se afanan en conseguir lo contrario. La consigna parece ser, "cuanto peor, mejor". Cuanto peor funcionen los Juzgados, menos reclamaciones y por lo tanto menos Juzgados, menos recursos, menos funcionarios y menor déficit. Cuanto peor funcionen los Tribunales, menos persecución de los procedimientos de corrupción y menos políticos, banqueros,... condenados.

Han pensado alguna vez, cuantos expedientes judiciales gestiona un funcionario en un Juzgado de Instrucción o en Primera Instancia? ¿Han pensado que documentación manejan? ¿y con qué herramientas?.

En los próximos meses, nos venderá el Gobierno, la modificación del Código Penal. (Ya nos ha hecho tragar la Ley de Tasas) y nos contarán mil batallas para justificarlo. La primera, que la Justicia está demasiado "cargada de pleitos". Pero desde el Gobierno, no habrá ninguna medida para mejorar los sistemas de trabajo, para digitalizar los procedimientos, para notificar por correo electrónico a los interesados, para implantar la firma electrónica, para simplificar los procedimientos,...

Pues eso, tendremos que empezar a poner cara de Sheriff. ¿ O ,no?