Restaurante La Coloquial

Si algo destaca en LA COLOQUIAL es la apuesta por la calidad y la elaboración respetando siempre el producto, lo que hace que se convierta en un proyecto sólido que merece la pena visitar.

Calle Padre Damián, 21. 28016 Madrid.

8 de noviembre de 2013

Restaurante La Coloquial
La Coloquial.

Producto, producto y producto es el mantra que uno se repite mientras se suceden los platos y nos sumergimos en los distintos sabores, siempre perfectamente ensamblados, siempre equilibrados...

El local, me cuenta mi acompañante, "es muy bonito": unas lámparas espectaculares, unos muebles cada uno de su padre y de su madre, madera, ladrillos y baldosas de todo tipo, pero en su conjunto da una impresión muy agradable y confortable.

En mi opinión, en cambio, el salón de La Coloquial resulta excesivamente ruidoso. La música no es muy acertada, variada y un poco machacona, no aporta... Si a esto le sumamos que se escucha demasiado ruido de la barra, muchas tazas, muchas cucharas y muchas conversaciones de los clientes, me hace sentir que he entrado mas bien en una cafetería. Sensación que afortunadamente se disipa en cuanto uno acerca el cubierto con el primer bocado a la boca, desde este momento uno se abstrae, se concentra, es abducido por una amalgama de sabores y texturas bien elaborados que hace quepensemos en volver según cruza la puerta.

Según nos sentamos aparecen unas patatas fritas correctas y nos presentan unos boquerones marinados "en casa" con un toque dulce que los hace espectaculares, sin perder nada de tersura, el sabor invita a seguir degustándolos.

La carta de La Coloquial es larga y bien dispuesta. En una primera lectura ya varios platos llaman la atención, pero entre la gran variedad de sugerencias y la sensación de que nos perdemos algo nos obligamos a una relectura más pausada y a una reelección de platos para ajustar un menú digerible.

Empezamos la degustación por las Croquetas La Coloquial (8,90€), una elección acertadísima. Serían perfectas si no fuera por un punto excesivo de sal, pero la fluidez en la boca al morderlas es increíble y la textura del rebozado hecho con pango, firme y crujiente a la vez no interfiere en la degustación. Oscar Morata, el chef de La Coloquial, las define como un fluido de leche con carne de buey y realmente consigue que la definición encaje a la perfección con el resultado. Acompañadas por un tomate asado ligeramente dulce y un punto especiado las convierte en uno de los platos dignos de repetir que, junto a las del restaurante IO de Iñaki Oyarbide y las del restaurante Aynaelda, se posicionan como unas de las mejores de Madrid:

Por cierto, para los que les gusta epatar con la cocina clásica nombrándola como cocina moderna ya saben, fluideo de leche con carne de buey, ¡toma forma de apurar las definiciones!.

Inmediatamente después llega un Humus, con crujiente de berenjena y miel de trufa blanca (8,80€). El aroma es espectacular, pese a que muchos de los que discrepan de utilizar la trufa en el aceite o en la miel seguro que le encuentran pegas; por cierto que existe un club de enemigos del aceite de trufa en el que se encuentran algunos de mis compañeros de profesión. En cualquier caso el humus es un poco amalgamado y con el sésamo algo pasado de tueste, pero las berenjenas tan finamente cortadas y fritas, sin una gota de aceite sobrante y con una textura crujiente, hacen que el plato brille con luz propia:


Cotinuamos por los Caprichos de Morcilla con puré de manzana asada (9,60€). El puré está espectacular, la morcilla la presentan parecida a una croqueta rebozada y no dice absolutamente nada. Un plato que se puede saltar sin problema, al igual que el Pan con Chistorra de Arbizu y parmesano (9,20€), un plato ambiguo. La chistorra es de excelente calidad, la nube de parmesano rallada con microplane que lleva encima aporta un aroma interesante al llegar a la mesa, aunque luego estropea la textura del plato. La focaccia, que en este caso no lo es (qué manía con llamar focaccia a los panes gordos cuando la focaccia es un pan muy fino y muy crujiente horneado como si fuera una pizza en horno de leña, nada que ver con este) sobre la que ponen un poco de tomate exquisito pero que hace que la combinación pierda textura, se enganche en la boca y no sea todo lo buena que podría ser. Pese a todo es un buen plato al que muchos seguro que sucumben sin dudarlo:

Llegamos a los platos fuertes. Primero un Bacalao giraldo 5 estrellas (18,20€), espectacular, acompañado de un ñoqui relleno de brandada no demasiado bien conseguido. Pero el plato, en el que vuelve a aparecer la salsa de tomate (uno de los puntos fuertes sin duda de La Coloquial), es excepcional. Algo templado, quizá incluso tibio, pero merece la pena:

Antes de las carnes degustamos unas miniaturas de Hamburguesa de salmón (9€) que, pese a que el tamaño mini no muestra todo su potencial, hace que tome nota para disfrutarla a fondo en una próxima visita y me recuerda a la mejor hamburguesa de pescado que degusté en Barcelona en el restaurante La Royale: de atún con shitake, sésamo y soja germinada y que merecerá otro post en breve:

Llegamos a la carne Presa ibérica (17€) ... y el plato es increíble por su presentación y sus guarniciones. La carne sola pasaría ligeramente desapercibida, pero si la vamos combinando con las distintas propuestas que nos ofrecen gana en dimensiones, texturas, aromas y sabores. Unas patatas a la crema de leche y ajo increíbles, unas setas para levantarse la tapadera del sentido y un guantón de calabaza que no está nada mal:

Finalmente llega el Cochifrito de la casa (18€). Es una versión extremadamente arriesgada. Primero asan el cochinillo para dejarlo tierno y jugoso, lo deshuesan, lo montan en un rulo y lo asan para que quede la piel crujiente. Lo mezclan con láminas de manzana fresca y un puré de patata con limón elaborado al instante. El resultado es aceptable sobre todo si combinamos las rodajas del cochifrito con rodajas de manzana, si no es extremadamente seco y especiado. No es el plato que mas me gusta, aunque en el restaurante se sienten orgullosos de él. Desde luego es un plato que se puede degustar pero quizá no merecería la visita:

Pero la sensación de excelencia se alcanza con los postres: absolutamente espectaculares. Los Canutillos crujientes de manzana (6,90€), cada uno relleno de forma distinta, con unas texturas y sabores intensos pero a la vez amables que se funden en la boca y le dan el punto crujiente justo con la masa brick que lo rodea:

El postre Todo Chocolate (6,80€) sería de 10 si no pinchara en uno de los ingredientes: la cookie. El resto, la crema, la espuma, el helado que parece una nube,... son increíbles, juntos o por separados, y hacen las delicias de cualquiera que se acerque: 

Tomamos una copa de champagne Delamotte Brut (7€) que sinceramente no merece la pena. En muchas ocasiones es mejor un buen cava que un champagne mediocre; recomiendo tomar la copa de cava Juve & Camps (4€) que es bastante mejor. El vino tinto Ribera de Duero Toser Roble, también por copa (3€), aparentemente cuando lo catamos antes de llegar a la carne nos pareció muy mal elegido, pero cuando llegaron la presa y el cochifrito se demostró bastante acertado, sin ser una de las propuestas que mas destacaría de La Coloquial.


En resumen, y pese a lo que pueda parecer, un restaurante para visitar y repetir. Me quedo con ganas de degustar más platos como los Pedrosillanos con cocochas de bacalao al pil pil, la Tempura de espárragos con confitura de tomate o la Brandada de bacalao con tostas de tomate y oliva, pero el estómago tiene un límite y exigirá una visita no a mucho faltar, cocina de buen nivel, servicio aceptable y local bonito algo ruidoso.

Mi consejo: ir acompañado y compartir tanto entrantes como segundos, dando prioridad a los primeros.

Por último, no tomen como referencia las cantidades reflejadas en las fotos de los platos ya que solicitamos degustaciones de muchos de ellos con el fin de realizar un análisis más amplio de la carta,, pero sin duda en LA COLOQUIAL se come bien y en cantidades más que razonables.

- RESTAURANTE LA COLOQUIAL

Padre Damián,21- Madrid.

Tfno. 913441934.

www.lacoloquial.com


PUNTUACIÓN:

Cocina: 7

Postres: 8

Servicio: 6,5

Carta de vinos: 6

Calidad/Precio: 7

Ambiente: 6

Precio medio: 45€