Apreciación

10 de junio de 2010

Leyendo las críticas de clérigos y seglares sobre el nombramiento de los obispos por la Santa Sede, se deduciría que su mayor deseo consistiera en hacer ellos los nombramientos para que nadie interfiriera en sus inclinaciones e intereses políticos, que no religiosos.

Leer noticia completa en El Correo Digital