"Para ser zahorí hay que tener un don"

Su trabajo consiste en detectar agua con una simple varilla o vara y un péndulo

Leire Larrazabal/redaccion@quenervion.com 8 de noviembre de 2009

Guillermo Río y su péndulo.
Sus dos herramientas de trabajo son muy sencillas: una varilla o una vara y un péndulo. Sólo.  Claro que no cualquiera los puede manejar adecuadamente. Con tan sólo 7 años acompañaba a su tío a buscar aguas. Así hizo sus primeros pinitos y se dio cuenta que él también tenía ese don para dar con el agua, es decir, que él también podía ser zahorí. Desde entonces y hasta ahora, Guillermo Río ha recorrido toda Euskadi, Navarra, Cantabria, Burgos,... para dar con el líquido elemento. Actualmente trabaja para la empresa Pozos y Sondeos del Cantábrico S.L y muchos particulares, empresas e incluso instituciones requieren de sus servicios para que localice dónde se puede perforar para que se llenen piscinas, se rieguen cosechas o incluso para consumo propio.
-Explíquenos cómo lo hace para detectar agua.
-Empleo dos herramientas tan sencillas como una varilla y un péndulo. Primero utilizo una varilla o una vara de arbusto que no sea muy gorda. Voy dando vueltas por la superficie y la varilla me marca echando virutas. En cuanto la corriente empieza a asomar, la varilla me va tirando, se revira, y si es muy fina, hasta se rompe. Y el péndulo siempre gira al sentido donde va la vena de agua, la corriente.
-Tiene dos péndulos, pero uno además tiene historia
-Sí, con el que normalmente trabajo me lo dio el teniente coronel de Araca. Fuimos a buscar agua para los militares y me lo regaló, lo tenía dentro de un tanque. Igual lo tenía en el tanque para buscar al enemigo (risas).
-¿Cualquiera puede ser zahorí? ¿o hay que tener una serie de facultades?
-Es una cosa que no se puede aprender. La cuestión está en que te marque o no. Si te marca, pues puedes dedicarte a ello, y si no te marca, dedícate a otra cosa. Una persona que no vale para ser zahorí no puede ser en la vida, por mucho que lo intente. Porque si no tienes ese don...
-¿Y qué ocurre cuando dice que en este punto está el agua y resulta que no?
-Perfecto en esta vida no hay nadie. La tierra tiene muchas humedades y confundirte es muy fácil. No me suele gustar decir la profundidad a la que va a estar el agua.
-Pero su porcentaje de acierto es muy elevado.
-Sí, para mí es muy fácil meterme en una campa y decir dónde hay que perforar para sacar agua.
-¿Hay zonas más fáciles para detectar agua?
-Hay puntos en los que no fallas nunca. Lezama, Zamudio, Larrabetzu, Derio, Mungia es casi seguro que des con el agua. En cambio, si vas para la parte de Respaldiza, Artzeniega, Amurrio,... son zonas más conflictivas. Nos ha ocurrido que hemos detectado agua, y en vez de sacar el líquido elemento, hemos encontrado gas.
-Resulta caro?
-La maquinaria es cara, se trabaja con unos aparatos que valen mucho dinero. Si es una perforación de 20 metros, cuesta 1.000 euros, no es caro para el trabajo que da. Si son 40 metros, 1.800. El agua no se puede fabricar, se busca. Si el agua está a 80 metros no se puede traer a 20, sino que hay que trasladar hasta los 80.