La camiseta blaugrana tendrá las franjas más delgadas la temporada que viene