La CUP no condena okupar segundas residencias

 Se muestra partidaria de ocupar segundas residencias en algunos casos

Joan Porta 31 de mayo de 2016

La diputada anticapitalista, Eulàlia Reguant, ha expresado que el dilema sobre si se puede o no ocupar una segunda residencia no puede simplificarse ni debe quedarse en una respuesta binaria.

Reguant ha añadido que este es un debate mucho más amplio que la formación que representa no se detiene ni en aplaudir ni en condenar.

Para esta diputada de extrema izquierda las ocupaciones son una parte más de la de un movimiento de lucha política que giran entorno a dos ópticas distintas.: el derecho a la propiedad privada y, también, las situaciones de vulneración de derechos que padecen miles de personas que no tienen ni derecho a la vivienda ni derecho al trabajo.

Reguant ha defendido la ocupación del denominado banco expropiado que se encuentra en la Travessera de Gracia y ha criticado con dureza la actitud del exalcalde convergente Xavier Trias que pagó el alquiler del local en plena precampaña electoral para evitar disturbios.

La CUP sostiene que los activistas llevaban cinco años en ese local que había sido una oficina de una entidad bancaria.

En esta línea, la formación anticapitalista avala distinguir entre varias situaciones. Asegura que hay okupación de espacios como el que ocurrió en el barrio de Sants con Can Vias, la del propio banco expropiado o infinidad de casas que están ocupadas en la ciudad condal que, a su entender, tienen una vocación social, política y de reivindicación de alternativas y de soberanías.

Reguant ha señalado que son distintos los casos de las personas que okupan una vivienda por necesidad, sencillamente, porque no tienen donde acudir.

La diputada ha criticado que los precios de la vivienda en el mismo barrio de Gracia sean inaccesibles para las clases medias de Barcelona mientras aumentan los turistas que sí pueden pagar estos alojamientos.