Alves se va a la Juventus

Los desmentidos de su representante son paralelos al pacto entre el jugador y la Vecchia Signora

Joan Porta 26 de mayo de 2016

El defensa del F.C.Barcelona Daniel Alves tiene las horas contadas en el club catalán. Después de ocho años en blaugrana el defensa lateral brasileño, de 33 años, ha decidido un cambio de aires y asegurarse un contrato de tres años que le garantizan terminar su carrera profesional, al menos, a los 36 años de edad.

Alves tiene un año de contrato con el Barça pero con una cláusula de escape que tiene vigencia hasta el 15 de junio a precio cero. El brasileño puede abandonar la disciplina barcelonista gratis e incluso firmar una prima de fichaje por el club que le contrate.

Según fuentes turinesas el acuerdo entre el jugador y el club italiano se cerró el pasado domingo coincidiendo con la final de la Copa del Rey celebrada en Madrid.

Las palabras de Alves en la presentación de una campaña de ayuda a las personas que padecen hepatitis ya invitaban el pasado lunes a la ambigüedad, a buscar un doble sentido al mensaje que el brasileño lanzaba a la opinión pública.

El malestar del jugador y su representante con la directiva del F.C.Barcelona ya arranca de anteriores temporadas cuando su renovación fue costosísima para le entidad catalana.

Si bien en las últimas horas el presidente del F.C.Barcelona, Josep Maria Bartomeu, ha explicado que no hay ningún jugador que le haya notificado que abandona el club, en las oficinas ya se tiene noticia de su adiós.

Alves y la directiva de la Juventus han pactado silencio hasta encontrar el momento oportuno para el anuncio de la contratación.

El defensa será presentado cuando regrese de la Copa América que finaliza el 26 de junio. Serán los días en que pasará por Barcelona para despedirse de los trabajadores del club, recoger sus últimas pertinencias del vestuario, y, posiblemente, para convocar a los medios de comunicación con el objetivo de explicar los motivos de esta marcha inesperada.

El club tiene la confianza de que el otro jugador con el que ha contactado la Juventus, Javier Mascherano, no se irá. En este caso su cláusula de escape es de 100 millones de euros. Los italianos se aventuran a pagar no más de 10 millones de euros, una cifra que rechazará el club catalán.