El Govern de la Generalitat no subirá el IRPF

El Govern no ha debatido la discrepancia interna sobre la conveniencia de subir el impuesto sobre la renta de las personas físicas

Joan Porta 17 de mayo de 2016

 La portavoz y consellera de la presidencia del Govern de la Generalitat de Catalunya, Neus Munté, ha explicado que no se ha debatido la conveniencia de subir el IRPF y que no hay previsión de hacerlo.

Munté ha negado que existan diferencias entre los miembros de Junts pel sí sobre la política fiscal y ha detallado que únicamente el departamento de economía que encabeza el presidente d'ERC, Oriol Junqueras, está estudiando distintas fórmulas para canalizar de la mejor forma posible las arcas del Govern previo mandato del Parlament de Catalunya.

La portavoz del Govern ha dejado entrever que, en todo caso, fiel a la versión de CDC de la coalición, podría haber una bajada del IRPF. Munté ha insinuado que las diferencias en el seno de la coalición són más mediáticas que reales.

El president de la Generalitat, Carles Puigdemont, pocas horas después de la intervención de Munté ha abierto la puerta a todos los escenarios en el marco de un foro empresarial celebrado en Sabadell.

Puigdemont ha pedido a los empresarios de la industria una mirada más amplia en materia fiscal porque hay medidas que podrían parecer negativas pero que acaban siendo buenas para la economía catalana.

Munté había explicado que la línea que persigue ERC y el vicepresidente económico Oriol Junqueras se centra en incrementar los niveles de ingresos y lograr un sistema fiscal más progresivo. Para la portavoz, no hay que descartar entrar a fondo en la modificación de otros impuestos que afecten al medioambiente.

Los diputados de la CUP han criticado que se haya trasladado a la opinión pública este debate y, sobretodo, que, a diario, trasciendan las controversias fiscales dentro del soberanismo.

Para la diputada de la formación anticapitalista, Eulália Reguant, sería bueno volver a los tipos impositivos que ya existían en la etapa del tripartito catalán cuando las rentas más elevadas tenían una presión fiscal mucho mayor que la actual.

Sin el apoyo de los 10 diputados de la CUP el Govern tiene muy difícil aprobar los presupuestos y, en consecuencia, seguir gobernando los próximos meses.