Educació propone empezar el curso el 7 de septiembre y tener una semana de fiesta en febrero

El nuevo calendario escolar diseñado por la Generalitat adelantará el inicio del curso una semana, al 7 de septiembre, y contempla una nueva semana de vacaciones en el mes de febrero, en la que se garantizará una oferta, no gratuita, de actividades extraescolares para los alumnos.

EFE 4 de febrero de 2009

La reforma del calendario de las escuelas e institutos de Catalunya, que no modificar el número de horas lectivas de los alumnos, ha sido planteada en firme por el Departament d' Educació, que dirige Ernest Maragall, y que, por el momento, deja en el aire que entre en vigor el próximo curso 2009-2010, o el siguiente, 2010-2011.

El Consell Escolar de Catalunya, órgano de consulta de la consellería en el que está representada toda la comunidad educativa, será la encargada ahora de debatir sobre la propuesta lanzada por Maragall y recomendar el momento de su aplicación.

El conseller ha asegurado, en conferencia de prensa, que el avance del inicio del curso se toma por motivos "pedagógicos", al considerarse poco eficiente un calendario como el actual, que destaca por unas vacaciones de verano muy prolongadas (del 23 de junio al 15 de septiembre) y un primer trimestre con una actividad educativa muy concentrada.

"Queremos avanzar hacia un escenario más racional, que favorezca una mayor calidad del esfuerzo que realizan los docentes y los alumnos. Además, es un clamor de la sociedad desde hace mucho tiempo", ha subrayado Maragall.

El nuevo calendario acerca también Catalunya a la realidad de muchas comunidades autónomas españolas y a la de la mayoría de países europeos, que empiezan el curso bastante, antes aunque el cómputo total de horas lectivas es similar.

La propuesta de Educació plantea dos escenarios. En el primero, el próximo curso empezaría el 14 de septiembre y el cambio entraría en vigor el curso 2010-2011, cuando el año académico empezaría el 7 de septiembre y finalizaría el 23 de junio, las mismas fechas para el curso 2011-2012.

En el segundo escenario, los escolares empezarían el próximo curso ya el día 7 de septiembre y acabarían el 22 de junio, mientras en los dos cursos siguientes el curso concluiría el 23 de junio.

La semana de vacaciones de febrero del próximo curso podrá realizarse del 8 al 12, o bien del 15 al 19 de ese mes, periodos entre los que podrán optar todas las escuelas de un mismo territorio.

Durante la semana de vacaciones extra, Maragall ha asegurado que se garantizará una oferta suficiente de actividades extraescolares para los niños, al igual que ocurre ahora en verano, y que podrán llevar a cabo ayuntamientos, entidades especializadas en el ocio o los mismos centros escolares.

Las escuelas podrán, por tanto, abrir esa semana para acoger a los alumnos, aunque esta decisión dependerá de cada centro, lo que crea una cierta incertidumbre sobre si todas las familias podrán contar con esta opción para llevar a sus hijos, que suele ser la más económica.

Entre las novedades del nuevo calendario, destaca también que las escuelas de educación infantil y primaria mantendrán el horario normal de todo el curso en el mes de junio, a diferencia de hasta ahora, en que realizan un horario intensivo.

Maragall ha asegurado que la maquinaria del departamento de Educació está preparada para encarar un cambio de calendario ya a partir del próximo curso, lo que supondrá para ellos avanzar en el tiempo procesos como el cierre de las matriculaciones y provisiones de plantillas.

Para el profesorado, el adelanto del inicio del curso no debería suponer ningún problema, según el conseller, ya que su incorporación a las escuelas continuará siendo el uno de septiembre y habrán tenido tiempo antes, en el mes de julio, de planificar el curso.

El conseller ha señalado que el departamento ha descartado avanzar el calendario a la primera semana de septiembre e incluso finalizarlo una semana más tarde (hasta finales de junio) debido a que el calor en esas fechas dificulta la tarea educativa.