Bomberos forestales esperan responsabilidades tres años después del incendio de Torremanzanas (Valencia)

Los bomberos forestales de la Generalitat Valenciana han destacado este miércoles que siguen esperando "responsabilidades" después de tres años del incendio de Torremanzanas (Alicante), que se saldó con dos fallecidos --un brigadista y un agente forestal-- y otros tres heridos de diversa gravedad que participaban en las tareas de extinción de las llamas, que arrasaron más de 600 hectáreas.

12 de agosto de 2015

Bomberos forestales esperan responsabilidades tres años después del incendio de Torremanzanas (Valencia)
ALICANTE, 12 (EUROPA PRESS)

Los bomberos forestales de la Generalitat Valenciana han destacado este miércoles que siguen esperando "responsabilidades" después de tres años del incendio de Torremanzanas (Alicante), que se saldó con dos fallecidos --un brigadista y un agente forestal-- y otros tres heridos de diversa gravedad que participaban en las tareas de extinción de las llamas, que arrasaron más de 600 hectáreas.

Con motivo del tercer aniversario del incendio, profesionales de este servicio y familiares de los afectados se han desplazado hasta el lugar del fuego para homenajear a los fallecidos y trasladar tanto a Tragsa como a la administración que lo sucedido en esa fecha "no se va a olvidar", según ha informado en un comunicado el Sindicato Profesional de Policías y Bomberos (SPPLB).

Según recuerda este sindicato, el incendio comenzó el 12 de agosto de 2012 en la partida de Rabosina de la localidad alicantina de Torremanzanas y se extendió a terrenos de los términos municipales de Penáguila y Benifallim. El origen del fuego estuvo, según las investigaciones, en la avería de un coche que ardió junto a una zona de masa forestal.

El sindicato ha lamentado que están a la espera desde febrero que declararon en el proceso varios responsables de bomberos así como un coordinador de brigadas de Tragsa, imputados en un presunto delito de homicidio y lesiones imprudentes por las órdenes que dieron a las víctimas mortales y a otros efectivos de extinción que resultaron heridos ese día y ha considerado que el juicio que debe aclarar lo sucedido "sigue estancado y sin dar una resolución".