El PP exige la dimisión de los cogerentes de Divalterra

La portavoz del Grupo Popular de la Diputación de Valencia, Mari Carmen Contelles, ha reclamado al Presidente de la Diputación que ante los escándalos destapados en la gestión de Divalterra, "Jorge Rodríguez debe dar la cara de una vez y salir de su escondite."

@Prens.G.Popular/N.M. 22 de noviembre de 2016

Tras varias semanas donde los medios han desgranado las prácticas fraudulentas llevadas a cabo por los dos gerentes de Divalterra nombrados por los socialistas con la connivencia de la gerente nombrada por Compromís. Desde el Partido Popular se exige a los cogerentes actuales de Divalterra, Víctor Sahuquillo y Agustina Brines, que asuman sus responsabilidades y presenten la dimisión.
Para la portavoz popular Mari Carmen Contelles, "la premura y la contundencia que Rodríguez y sus socios de gobierno exigen al Partido Popular, se convierten en protección y cortinas de humo cuando las pruebas señalan directamente a sus cargos elegidos personalmente. Pretenden cerrar esta crisis apartando supuestamente de sus funciones a un técnico, mientras los cargos políticos de Divalterra señalados: Tiller, Brines y Sahuquillo se mantienen en sus puestos en Egevasa y Divalterra."

Contelles ha criticado la estudiada pasividad del presidente ante unos hechos que abochornan y el intento de adormecer una polémica que le salpica directamente.  

Según Contelles, "Rodríguez tiene que explicar además por qué antepone sus intereses partidistas y políticos a los intereses de todos los valencianos. Está protegiendo a su hombre en Divalterra, Víctor Sahuquillo, mientras supuestamente aparta de sus funciones a quién señala sus irregularidades, José Luis Vera."

Para los populares, "aquellos que venían a dignificar la institución provincial y la empresa pública Imelsa, han tardado menos de un año en tirar a la basura los más 100.000 euros de todos los valencianos invertidos en cambiar el nombre de Imelsa por Divalterra."

Un cambio de nombre del que se ha beneficiado con contratos a dedo una empresa vinculada al PSPV y contratada anteriormente por Sahuquillo en su etapa en el Ayuntamiento de Alfafar, antes de su desembarco en Divalterra.

La pasada semana el auditor interno de Divalterra entregaba al consejo de administración un informe donde ponía de relevancia las múltiples irregularidades cometidas en 2016 por la gerencia de la firma. El informe señalaba a Víctor Sahuquillo y desvelaba el irrelevante papel de Agustina Brines.

Una polémica a la que se suma el hecho que desde Divalterra se ha contratado a dedo y por un importe de más 90.000 euros a una letrada que ha representado en diferentes casos a José Manuel Orengo, primer jefe de gabinete de Jorge Rodríguez y número tres de Ximo Puig en el partido. Los contratos fueron firmados por el anterior gerente socialista de Imelsa, Tiller y la gerente de Compromís, Brines.

A todo esto hay que añadir el intento de licitar un contrato por valor superior a 600.000 euros, para la personación jurídica en el caso Taula. Los pliegos redactados por José Luis Vera recogen que la valoración técnica suponía el 90% del criterio de adjudicación y sólo el 10% era para valorar la oferta económica.