No se dejen engañar, lo importante no es Rajoy sí, Rajoy no

Opinión

4 de julio de 2016

La engrasada maquinaria de los medios de comunicación y comentaristas políticos afines al PP llevan una semana de intensa campaña de acoso mediático a Ciudadanos y en especial a Albert Rivera, llamándole imprudente e irresponsable por osar cuestionar o condicionar su apoyo a Rajoy. No hablan de ideas, ni de programas, ni siquiera del PP, hablan sólo de una persona, de Rajoy.

 

No hay duda que Ciudadanos ha perdido votos estas últimas elecciones, en parte probablemente porque una parte de los electores quería la continuidad de Rajoy y de sus políticas, y han votado al PP, también azuzados por ese miedo a los comunistas de Podemos, inteligentemente explotado por el PP, cuando el que más ha hecho para evitar un gobierno de Pablo Iglesias fue precisamente Ciudadanos. Pero lo importante es que más de tres millones de españoles han seguido votando a C's con el mensaje de la regeneración, para aplicar en España las reformas que tantos necesitamos. Tres millones que han representado 32 diputados.

 

Ciudadanos no puede traicionar a esos tres millones de personas que han depositado su voto pensando en un cambio a mejor para España. Y Rajoy representa el inmovilismo, lo hemos visto estos cuatro últimos años. De la crisis no nos saca el PP, no se equivoquen, de la crisis salimos gracias al esfuerzo titánico de la clase media y trabajadora, como siempre. Los trabajadores y autónomos hemos visto subidas de impuestos casi inasumibles, haciendo esfuerzos para llegar a fin de mes, mientras que Rajoy, con su mayoría absoluta, no tomaba ni una sola medida de austeridad para los políticos, que continúan en la actualidad con sus fabulosos privilegios, no reformaba la administración para eliminar gastos inútiles, ni siquiera cerraba organismos estatales y autonómicos duplicados e inútiles que nos cuestan muchísimo dinero cada año. Ni lo ha hecho ni lo quiere hacer. Nada de nada. Precisamente mucha gente votó a Ciudadanos porque Rajoy les defraudó durante la última legislatura.

 

Pues no, con mi voto NO APOYO una continuidad de estas políticas. Si Rajoy pretende seguir igual, no será con mi apoyo, ni con el apoyo de la inmensa mayoría de los votantes de Ciudadanos, presumo. No se trata de personas, se trata de políticas, y todos hemos visto lo que Rajoy ha hecho (o mejor lo que no ha hecho) estos últimos cuatro años.

 

No es un veto "ad hominem", es un veto a lo que Rajoy representa, es un veto al inmovilismo. Los votos de Ciudadanos deben servir para reformar la administración cerrando organismos inútiles, para reformar la Ley Electoral para que el voto de todos los españoles valga lo mismo, para promover un Pacto Nacional por la Educación, tan necesario,  o para devolver la independencia al Poder Judicial, por ejemplo. ¿Está dispuesto Rajoy a asumir estas reformas?

 

Si pensamos en España, eso es lo verdaderamente importante, no la continuidad o no de una persona. No dejemos que los mensajes interesados nublen nuestro entendimiento, ni nos desvíen ni un milímetro de nuestros objetivos. Así que, por favor, un respeto a los más de tres millones de españoles que hemos votado con orgullo a Ciudadanos y lo que representa.

 

 

Vicente Raga

@Vicent_Raga