EKON: el nombre elegido para el cachorro de leopardo de Bioparc.

El nombre de la cría de leopardo ha sido elegido por cerca de 1.000 escolares de la Comunitat Valenciana entre los 3 propuestos por el equipo de cuidadores de BIOPARC. El nombre elegido es EKON.

Prensa/bioparc.R.C. 9 de noviembre de 2016

El pequeño cachorro Ekon divirtiéndose en su hábitat.

En la elección del nombre de este pequeño leopardo nacido el pasado mes de julio han participado unos 1.000 escolares de diferentes instituciones educativas de la Comunitat Valenciana. El Departamento de Educación de BIOPARC contactó con docentes desde infantil hasta bachillerato para ofrecerles la oportunidad de que su alumnado pudiera participar en la elección del nombre de este precioso ejemplar macho.
El hecho de compartir esta acción con los escolares tiene como objetivo la construcción de vínculos afectivos por parte de estos niños y jóvenes con animales de especies amenazadas como forma de concienciación en la conservación del entorno y el planeta.
El proceso de participación fue sencillo, pues primero los alumnos debían visualizar un vídeo en clase y luego elegir por consenso o votación entre uno de los tres nombres: EKON, OKON o KAOS que los cuidadores del parque habían elegido para el cachorro. Luego los profesores hacían llegar a través de la web de docentes de BIOPARC su formulario rellenado.
El nombre elegido ha sido EKON, denominación nigeriana que significa "fuerte", con un 64% de los votos, quedando en segundo y tercer lugar y a gran distancia las otras dos opciones: OKON, palabra del mismo país africano que se refiere a "nacido de noche", con un 19% y KAOS, el estado primigenio del cosmos en la mitología griega, con un 17%.
En estos días podemos ver en su recinto exterior al pequeño leopardo explorando y aventurándose cada vez en retos más arriesgados con los troncos, árboles, ría, rocas y diferentes alturas de ese espacio de naturaleza salvaje que es su hábitat y que favorece su desarrollo, crecimiento y bienestar. Todo ello bajo la cuidadosa vigilancia de su madre y el control de sus cuidadores.
Este nacimiento se produjo en el marco de un programa de reproducción de especies amenazadas del leopardo de Sri Lanka (panthera pardus kotiya) que según los últimos datos de la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza) se estima tiene una población en estado silvestre de entre 700 y 950 ejemplares, lo que supone un evidente riesgo de extinción de la especie.