Un prototipo de mobiliario urbano inteligente se instala en La Marina de València

Se trata de un banco solar que permite conectarse a Internet por Wifi, cargar por inducción dispositivos electrónicos móviles y acceder mediante una pantalla táctil a apps de interés para turistas y ciudadanos.

Redacción, Serezade Enguídanos 16 de abril de 2018

Un prototipo de mobiliario urbano inteligente se instala en La Marina de València
Banco solar autónomo

En La Marina de València, se ha instalado un prototipo de objeto urbano inteligente con la finalidad de probarlo y de mostrar públicamente las posibilidades que ofrece para el turismo inteligente.

Se trata de un banco solar autónomo que permite conectarse a Internet por Wifi, cargar por inducción dispositivos electrónicos móviles y acceder mediante una pantalla táctil antivandálica a apps de interés para turistas y ciudadanos.

El prototipo se ha desarrollado en el proyecto de I+D NODOS-TURISMO (Nuevos objetos para ciudades conectadas y sostenibles: investigación y desarrollo de un prototipo de objeto urbano inteligente orientado al turismo; enero 2016- abril 2018), está financiado por el Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial (IVACE), cofinanciado por el Programa Operativo FEDER de la Comunidad Valenciana 2014-2020 y coordinado por el Instituto Tecnológico Metalmecánico, Mueble, Madera, Embalaje y Afines (AIDIMME). Cuenta con la participación del Instituto de Tecnología Cerámica (ITC-AICE), la cooperación de empresas de varios sectores (mobiliario urbano, madera, cerámica, construcción con madera y domótica/sensórica) y la colaboración de los especialistas externos Kiyanshid Hedjri y Antoni Castells Sanabra.

CARACTERÍSTICAS DEL PROTOTIPO

El prototipo instalado en La Marina es un banco solar autónomo que permite conectarse a Internet por Wifi, cargar por inducción dispositivos electrónicos móviles y acceder mediante una pantalla táctil antivandálica a apps de interés para turistas y ciudadanos. Incluye iluminación LED inteligente y una placa solar que genera energía para alimentar todos sus componentes electrónicos.

El banco está construido con materiales sostenibles: cerámica y madera. La cerámica es fotocatalítica, autolimpiante y anticontaminante. Descompone gases tóxicos como los óxidos de nitrógeno (NOx), de manera que no sean peligrosos para la salud. La madera está tratada con barnices especiales para aumentar su durabilidad en condiciones externas agresivas, así como su resistencia al rayado y a la radiación ultravioleta.

Este proyecto se encuentra dentro de la iniciativa La Marina de València Living Lab es un ecosistema experimental abierto, basado en los procesos de creación colectiva para diseñar un espacio público inclusivo e innovador. A través de esta plataforma, el frente marítimo se posiciona como un espacio de experimentación con tecnología a escala urbana, con el objetivo de que entidades y empresas puedan testar sus prototipos y productos innovadores.