Modificación puntual de las normas urbanísticas del PGOU.

La Comisión de Desarrollo Urbano ha aprobado esta mañana una modificación puntual de las normas urbanísticas del PGOU que rigen la construcción de aparcamientos bajo subsuelo público, de manera que estos puedan venderse en régimen de propiedad en determinados supuestos y no sólo en concesión, como hasta ahora, tras su valoración y aprobación por parte del Pleno del Ayuntamiento.

Presnsa/Ayunt.R.C. 26 de octubre de 2016

El objetivo, ha explicado Vicent Sarrià, es reducir la ocupación de la vía pública por los vehículos privados y recuperar espacio para la ciudadanía.

Así lo ha explicado el concejal de Desarrollo Urbano, Vicent Sarrià, tras la aprobación provisional por parte de la Comisión, sin que se haya recibido ninguna alegación, tras la fase de exposición pública de la modificación de las normas urbanísticas del PGOU, que permitirán que los aparcamientos bajo subsuelo público puedan venderse en propiedad en los supuestos que haya propuestas y el Pleno del Ayuntamiento las valore y acepte.

Durante los mandatos de anteriores gobiernos municipales se habían producido dos modificaciones puntuales, para el aparcamiento de la Generalitat en la plaza de Viriato y otra para 49 aparcamientos, todos de titularidad privada, que ocupan subsuelo público (Aqua, Arena, el Corte Inglés de la avenida de Francia, otros vinculados a viviendas, etc.), y uno público construido por la Generalitat en la plaza del Árbol.

Pero hasta ahora podían venderse exclusivamente en régimen de concesión, lo que suponía un obstáculo para que los residentes pudieran acceder a una plaza y liberar espacio público. Con esta nueva redacción de las normas urbanísticas, cuando el Pleno del Ayuntamiento acepte las propuestas presentadas se modificará el planeamiento del subsuelo, que será dotacional privado, y permitirá convocar concurso para su adjudicación con el pliego de condiciones aprobado por el Ayuntamiento y la cuantía a abonar por el Ayuntamiento, en sustitución del canon anual que actualmente se paga por la concesión.

"No se trata de hacer caja", ha señalado Sarrià, sino de que los aparcamientos tengan utilidad para su objetivo, que es liberar espacio de las calles para mejorar la movilidad e incrementar la seguridad de las personas en sus desplazamientos, así como lograr nuevos espacios con calles y plazas para el uso y disfrute de los vecinos, en espacios recuperados al aparcamiento en el viario de los coches.