La sala de angiografía mejora la calidad del diagnóstico neurovascular en el Hospital General de Alicante

El Hospital General Universitario de Alicante se hace con un nuevo equipamiento de intervencionismo radiológico que permitirá mejorar la calidad del diagnóstico y tratamiento en pacientes con patologías neurovasculares como ictus o aneurismas cerebrales.

Redacción, Jorge Moragón 5 de mayo de 2018

La sala de angiografía mejora la calidad del diagnóstico neurovascular en el Hospital General de Alicante
Angiografo vasular que se va a instalar en el Hospital General de Alicante.

Para su instalación se está realizando la obra de acondicionamiento y adecuación de la nueva sala de exploración y tratamiento así como sus salas de control, informes y preparación de pacientes, que ocuparán un espacio de 125 metros cuadrados. La obra de acondicionamiento se inició a principios del mes de abril y su finalización se prevé en el plazo de dos meses.

En esta línea el gerente del hospital, Miguel Ángel García, ha apuntado que "este nuevo equipamiento nos permitirá mejorar el diagnóstico y tratamiento de los pacientes atendidos en el hospital dando respuesta a las necesidades de innovación tecnológica del mismo, ganamos en eficacia, en eficiencia, en calidad y en servicio".

Unidad de Neurorradiología

La Unidad de Neurorradiología del Hospital de Alicante, además de la actividad de consultas y de diagnósticos no intervencionistas, realiza la totalidad de las exploraciones angiográficas tanto diagnósticas como terapéuticas del hospital y de los departamentos de los que es unidad de referencia. Además, cubre también las urgencias neurorradiológicas de la provincia.

El nuevo equipo biplano permite trabajar con imágenes sumamente detalladas en 3D para poder, así, disponer de toda la información necesaria, tanto para planificar el tratamiento como para incrementar la seguridad en su ejecución, aportando la visión precisa en todo momento del lugar en el que se está interviniendo en un espacio tridimensional.

De esta forma, se pueden realizar procedimientos como la retirada de coágulos en pacientes con ictus, la reparación de aneurismas, el tratamiento de malformaciones arteriovenosas, y las obstrucciones de arteria de carótida, entre otros.

Asimismo, el nuevo equipo permite una valoración más rápida y completa del área anatómica objeto de estudio y reduce la dosis de contraste necesaria para lograr la misma cantidad de información, lo que implica mayor seguridad para el paciente y en una reducción en el tiempo de exploración.